Primer capítulo de “Una irresistible excepción”.

una irresistible excepción-1881076040..jpg

Prólogo
¿Vaqueros con deportivas o vestido y tacones? Ésa era la pregunta que llevaba dándole vueltas en la cabeza más tiempo del que le hubiese gustado admitir, ya que no era una mujer que estuviera demasiado pendiente de la ropa ni de la imagen que proyectaba, pero en aquella ocasión quería causar una buena primera impresión y dejar un poco de lado su vena práctica y cómoda, que sin duda le gritaba que eligiera la opción más acorde a su personalidad. Al final, después de analizar los pros y los contras de ambos conjuntos, optó por el que creyó que sería un acierto, pues le atribuiría en el acto un aire respetable y serio, aunque esa apariencia estuviera bastante alejada de lo que en verdad era: una bocazas atrevida a la que le tocaba morderse la lengua en más de una ocasión. Se cepilló el cabello concienzudamente, intentando darle el aspecto de recién salido de la peluquería, aunque llevara muchísimo tiempo sin pisar una. Luego se maquilló sutilmente, dándole protagonismo a sus ojos, concentrados e impenetrables, y añadiéndole un toque de color a sus labios. Se miró por última vez en el espejo y quedó conforme al comprobar que daba con el perfil que deseaba para afrontar aquella importante decisión, así que, con resolución, cogió su bolso, las maletas y cerró el diminuto piso donde vivía para ir a buscar su práctico coche. Antes de arrancar el motor de su Citroën, se miró por última vez en el pequeño espejo del parasol, llenó de aire sus pulmones y se deseó suerte a sí misma, porque sabía que la necesitaría, ya que no iba a disfrutar de unas dulces vacaciones, sino a cumplir una misión.
Las más de dos horas que pasó al volante le dieron para reflexionar sobre muchas cosas… Revivió aquella situación que provocó que recondujera su vida y que la volvió mucho más fuerte de lo que había sido hasta ese momento. Pensó en su madre y en su padre, en sus compañeros de trabajo… Reprimió un suspiro al cerciorarse de que no había muchas más personas en su vida; un pequeño círculo, sí, y dentro del mismo no había ningún hombre, no después de él… Habían transcurrido ocho años desde entonces y, aunque no había cerrado las puertas al amor, tras aquella relación se centró en redirigir su existencia, en volcar todas sus energías a ser mejor desempeñando su trabajo y desprenderse del sentimiento de culpabilidad que, era consciente de ello, la perseguiría hasta la tumba. Aunque a cualquiera que la hubiese conocido años atrás la ausencia de una pareja le parecería extraño, para ella había dejado de ser tan importante contar con alguien que la quisiera, alguien que siempre estuviera a su lado, a quien
amar, a quien cuidar y con quien compartir su día a día… Esa fantasía que había albergado desde pequeña se había hecho trizas al darse cuenta de la triste realidad que había vivido cuando él irrumpió en su vida y le hizo modificar su rumbo para siempre…
Todo lo que había conseguido durante ese tiempo que había transcurrido después de aquella relación que marcó un antes y un después en su existencia, lo dejó aparcado, a la espera; tomar aquella decisión no le había resultado sencillo, pero era consciente de que sin duda merecería la pena. Ella era así, una luchadora nata, una mujer capaz de hacer cualquier cosa por una causa; era muy tenaz y no se rendía fácilmente…
Un cartel blanco la avisó de que había llegado a su destino. Con un cosquilleo latente en el estómago, detuvo el coche al lado de un hombre de unos ochenta años.
―Buenos días ―saludó risueña―. ¿Me podría decir cómo se llega a la Albada?
―Claro, joven. Tienes que salir del pueblo y coger un camino no asfaltado que cruza los campos de cultivo. Si no te sales de esa pista, llegarás a la Albada sin problemas ―señaló el anciano mientras se apoyaba en la ventanilla abierta y no disimulaba el interés que había despertado su pregunta, además de examinar, concienzudamente, su indumentaria, el automóvil que usaba e incluso el interior del vehículo.
―Muchísimas gracias ―dijo poniendo de nuevo el Citroën en marcha cuando el lugareño se incorporó.
―Joven, ten cuidado, que con ese coche no llegarás muy lejos ―soltó el octogenario, pero su advertencia resultó inútil, pues ella ya estaba demasiado lejos como para oírla.
Laura tomó la rústica vía que le acababa de señalar el buen vecino y avanzó por ella a la vez que se planteaba lo bonito que podría ser residir allí, rodeada de tantos árboles, de tanta tranquilidad; era un lugar muy distinto de todos aquellos en los que había vivido, y se prometió aprovechar la ocasión que le habían brindado para descansar y valorar todo lo que había logrado en esos últimos años…
Lo que ella todavía no sabía era que aquella aparente tranquilidad que había percibido en un primer momento, se vería alterada inesperadamente, y también ignoraba que descubriría, durante su estancia allí, que el fin de una circunstancia puede llegar a ser el principio de algo asombroso.
1
Ser ganadero y agricultor en los tiempos que corrían era algo poco común entre la juventud, que huía del campo a la menor oportunidad para irse a trabajar a las grandes ciudades, dentro de oscuras oficinas y con un horario cómodo que les permitiera compaginarlo con su vida personal o con cualquier actividad de ocio que se les antojase. No podía negar que su estilo de vida era estoico y sólo apto para personas a las que no les importase echar horas de más, pero también le aportaba el sosiego y la paz que necesitaba.
Aquella mañana se levantó como siempre, con una sonrisa en los labios y dispuesto a dar el máximo, como era costumbre en él. Se dirigió a sus tierras en una camioneta Toyota Hilux de color azul, su último capricho después de vender a muy buen precio las cosechas de ese año. Mientras conducía, observó el cielo anaranjado que avecinaba un nuevo día; las pocas nubes grises que quedaban, pues se había descargado una fuerte lluvia la noche anterior, conferían un precioso paisaje desde allí.
Detuvo el vehículo cerca de la gran construcción hecha en madera con forma alargada, de una sola planta, que ocupaba casi todo el ancho de aquella llanura elevada desde donde se podían divisar todas las hectáreas que poseía su familia desde hacía décadas. Aquel edificio estaba dividido en dos sectores: uno era el establo, donde se resguardaban los animales de las inclemencias climatológicas y de las inhóspitas noches, y el otro era utilizado como almacén para guardar las herramientas y los vehículos que necesitaba para trabajar la tierra. Se dirigió a una de las tres puertas de acceso y entró con paso seguro.
―Buenos días, Avispado ―saludó mientras se acercaba al precioso alazán que resoplaba de júbilo al ver a su dueño―. Vamos a dar un paseo, chico.
Ángel le colocó las riendas y lo guio hacia la explanada situada frente a aquella casa. Mientras el animal comía algún matojo de hierba de los que hallaba a sus pies, abrió la puerta del establo, donde dormitaban las ovejas.
―Venga, chicas, ¡a desayunar! ―exclamó, para luego observar cómo sus ovejas salían de allí dispuestas a zamparse todo lo que se encontrasen por el camino―. ¿Dónde está Lana? ―preguntó al darse cuenta de que le faltaba aquel apreciado animal―. ¡Lana! ―llamó con presura.
De repente, un precioso perro labrador de color canela se le acercó moviendo el rabo con alegría. Ángel se agachó y le acarició la cabeza con cariño, mientras éste se deshacía por los mimos recibidos de su amo.
―Vamos, Lana, hay que trabajar ―dijo dándole una pequeña palmada en el lomo, haciendo que el can se pusiera cerca de las ovejas para así vigilarlas.
Cuando vio que su perro ya estaba atento al rebaño, cogió las riendas de su caballo y se subió a lomos de éste en un movimiento rápido y preciso. Recorrió sus tierras para comprobar cómo iban las siembras de ese año y controlar que todo estuviese en orden, como él quería. Aquél era un trabajo de nunca acabar, pero, lejos de molestarle, a Ángel le encantaba todo aquello.
Después de un largo paseo con Avispado, se puso a cortar leña mientras de vez en cuando observaba cómo seguía pastando su rebaño, tranquilo al saber que sus hombres estaban cuidando de sus tierras con el mimo que él exigía para aquella tarea. Las horas pasaban de una manera veloz cuando trabajaba y tuvo que hacer una pausa a media mañana para comer algo, avisado por el rugido alarmante de su estómago, que reclamaba el suculento bocadillo de jamón que se había preparado antes de salir de su casa.
Entre mordisco y mordisco, pensó en lo feliz que se sentía estando allí, vigilando sus tierras, cuidando a sus animales y trabajando su cuerpo sin casi darse cuenta, sin tener que machacarse en el gimnasio ni pagar ninguna matrícula para pertenecer a uno, simplemente haciendo lo que le gustaba, al aire libre, acompañado de sus bestias y rodeado de aquel paraje sin igual. ¡Qué sencillo sería todo si no necesitase nada más!, sólo eso… Pero, claro, él era un hombre con ciertas necesidades que no se aliviaban exclusivamente con el trabajo en el campo… Sabía que entre los vecinos tenía cierta fama de mujeriego, aunque él creyese que no había para tanto…, más bien, todo lo contrario. No era el más atractivo del lugar, debía ser sincero en ese aspecto; era un chico normalito, pero que poseía algo que gustaba a las féminas…; no a todas, por supuesto, pero tampoco pretendía ser un donjuán. Era un joven más, con una serie de reglas, sí, pero al que no le gustaba engañar a nadie con falsas promesas. Debía reconocer que no todo habían sido ligues esporádicos y que había tenido una relación seria hacía un tiempo, una que estuvo a punto de llevarlo lejos de esas tierras que tanto amaba, abandonando todo lo que era, su propio sello, su identidad… Lo cierto era que, hoy por hoy, se encontraba de maravilla en ese estado civil: haciendo y deshaciendo sin dar ninguna explicación a nadie. Él quería divertirse, ¿acaso era malo hacerlo si la otra persona también lo deseaba? Además, se consideraba un tipo sincero, legal, y, cuando quería estar con alguna chica de manera más íntima, le explicaba ―antes de entrar en acción― que no pasarían de una noche de pasión y sexo. Por tanto, nadie le podría reprochar nada en el futuro. ¿Y dónde dejaba el amor? Pues apartado, enterrado y rodeado con multitud de candados y alambre de espino, ya que su experiencia en ese ámbito lo había dejado tocado y casi hundido. Por ello se prometió que nunca volvería a pasar por algo así, y dejaba las historias amorosas para los demás. Él era feliz con lo que tenía, no aspiraba a nada más, no requería nada más.
Después de finiquitar su bocadillo, siguió partiendo leña. El sol comenzó a calentar su piel y le tocó despojarse de la camiseta para proseguir con aquella tarea tan necesaria para cuando llegara el frío, ya que con esos troncos cortados podría calentar su casa y la de algunos vecinos. Él siempre tenía leña de más, por si éstos le pedían…
―¿Qué pasa, Avispado? ―preguntó al rato, cuando vio que su caballo alzaba la cabeza y movía las orejas, intentando captar ese sonido que le había llegado segundos atrás, pero que él no había percibido.
En ese mismo instante Lana comenzó a ladrar mirando en dirección a la pista que llevaba al pueblo, así que supuso que alguien se acercaba a visitarlo. Los minutos trascurrieron y nadie llegó, pero sus animales seguían alterados. Sin pensárselo demasiado, dejó clavada el hacha en el gran tronco que hacía de soporte para partir los trozos de leña, cogió las riendas de su caballo y se subió a su lomo de un grácil salto; quería averiguar qué había ocurrido para que su perro y su caballo estuviesen así de nerviosos.
―Lana, quédate con las ovejas ―ordenó Ángel a su perro, que movió las orejas al captar el mensaje, para luego dar media vuelta y hacer lo que le había ordenado su dueño.
Salió al camino sin asfaltar que llevaba al pueblo y avanzó a trote medio. Después de una pronunciada curva, vio un automóvil parado en mitad de la pista, un coche pequeño con las ruedas semienterradas en el fango, más indicado para transitar por la ciudad que por mitad del campo. El capó estaba levantado y de él salía un denso humo gris que presagiaba una importante avería, pero no vio a nadie cerca. Tensó las riendas para que Avispado anduviese más despacio a medida que se acercaban; al poco, cuando estaba a escasos metros de aquel Citroën Saxo rojo, emergió del interior una mujer de estatura media, con curvas marcadas y muy femeninas; el cabello rubio liso le caía por la espalda como una cascada, y lo miró con tanta alegría como si le hubiese salvado la vida. Ángel no entendía qué hacía una chica como aquélla allí, ataviada como si pasease por la capital, con un vestido verde que le llegaba hasta las rodillas, holgado pero que se ceñía a la cintura con un cinturón marrón de piel, que hacía juego con los zapatos de tacón que calzaba y que le impedía andar por aquel terreno fangoso, pues el barro se adhería a sus pies con cada pisada que daba.
―¡Ay, menos mal! Creía que me iba a tocar andar hasta el pueblo a por ayuda―exclamó la mujer con alivio, mostrándole una dulce sonrisa que le suavizó todavía más el rostro e intentando no mancharse demasiado con aquel terreno encharcado.
―Ese coche no es el indicado para andar por estos caminos ―comentó Ángel sin apearse del caballo y aproximándose a ella; ésta, de pie cerca del vehículo, le recorría con la mirada su torso desnudo sin ningún disimulo.
―Ya; me he dado cuenta… ―Chasqueó la lengua mientras apoyaba una mano en la cadera y ladeaba un poco la cabeza, haciendo que su larga melena se meciese en esa dirección.
―Tú no eres de aquí… ―susurró procurando encontrarle lógica a esa escena, ya que no entendía qué hacía esa chica en mitad de esas tierras.
―¡Anda! Veo que eres un chico avispado ―soltó haciendo que Ángel sonriese por el adjetivo que le había otorgado.
―Avispado es él ―indicó mientras le acariciaba la cabeza a su caballo sin perder la sonrisa y provocando que ella lo mirase sin comprender nada de lo que decía.
Ésta comenzó a avanzar hacia él, con paso inseguro, haciendo de ese paso natural algo casi imposible. De repente, uno de sus zapatos se quedó adherido al suelo, provocando que esa pierna no acompañase a la otra, desestabilizara su cuerpo y perdiese el equilibrio, por lo que cayó de manera ridícula ante Ángel. Éste aguantó estoicamente las ganas que tenía de reírse de aquella situación tan cómica, pensando que la gente de ciudad no tenía ni idea de moverse por el campo…
―¡Oh, lo que me faltaba! ―refunfuñó la mujer mientras sacaba el pie del lodo y conseguía desclavar sus rodillas de aquel terreno tan fangoso. Luego observó con disgusto su vestido manchado de barro e intentó limpiarse sobre él las manos, dispuesta a ensuciarlo un poco más si eso era posible, para poder desprenderse del que tenía adherido a las palmas.
―¿Estás bien? ―preguntó él avanzando un poco hacia ella.
―Sí, tranquilo, vaquero, no hace falta que bajes tan rápido del caballo para ayudarme, no vaya a ser que te caigas y se te estropeen las botas… ―soltó con ironía,
molesta por lo que le había ocurrido delante de ese muchacho que ni siquiera se había dignado a bajar del animal para socorrerla, como si disfrutase viéndola pasar un mal rato…
―Con esos zapatitos de princesa es normal que te caigas… Dime, ¿te has perdido o andas buscando a alguien por aquí?
―Ni una cosa ni otra. Voy, o por lo menos iba ―susurró echando un vistazo a su Citroën con una mueca de disgusto―, a la Albada. Me han indicado que debía tomar esta vía hasta el final…
―Sí, en efecto, está al final de este camino… ¿Eres la nueva inquilina? ―preguntó con curiosidad, al recordar que todo el pueblo estaba expectante por saber quién había alquilado la cabaña del Redondo.
―Sí, soy Laura. ¿Eres el propietario?
―No, no lo soy. Pero aquí todos sabemos de todos. ¿Vienes sola? ―inquirió, extrañado de que una mujer como ella hubiese alquilado sola una casa en mitad del campo. No tenía mucha pinta de que le gustara la naturaleza, juzgó Ángel mientras la veía moverse torpemente, como si el terreno que pisara fueran arenas movedizas para ella; además, parecía estar atemorizada por hallarse en medio de la nada…
―Sí ―dijo irguiéndose con coraje y mirándolo con seriedad―. Bueno, ¿vas a ayudarme de una vez o te vas a quedar montado en el caballo mientras me bombardeas a preguntas? ―le espetó, cansada de ver que aquel tipo no se ofrecía a echarle una mano y harta de notar cómo sus pies estaban llenos de barro, sintiendo aquel contacto gelatinoso y frío que la estremecía desde la cabeza hasta los pies.
―Claro, mujer… ―dijo acercándose con el caballo un poco más a ella―. Sube, que te llevo a la casa.
―¿No podrías llamar para que viniese alguien a recoger el coche y, ya de paso, a mí? ―susurró estudiando la altura de aquel alazán que resoplaba aburrido y cerciorándose del aspecto que tenía ella en esos momentos: vestido embarrado y piernas a juego, el look campesino ideal para montar a caballo…
―Me he dejado el teléfono en mis tierras; como ves, no llevo nada encima ―replicó, señalando su pecho descubierto con tal descaro que Laura no dudó en darle otro repaso a ese formidable torso mientras Ángel también se palpaba los bolsillos vacíos de aquel pantalón que se le ceñía a causa de la postura, sin dejar de mirarla fijamente, para demostrarle que no mentía al afirmar que no tenía manera de comunicarse con nadie en esos momentos―. Si lo prefieres, te dejo aquí y me voy a
llamar para que vengan a recogerte… pero tendrás que esperar sola hasta que puedan acercarse.
―¿Sola? ―balbuceó Laura mirando alrededor, temiendo que algún animal salvaje le hiciese una visita―. Vale, llévame, pero ten cuidado. Nunca he subido a un bicho de éstos y me dan pavor ―comentó mirando al caballo con cara de miedo y titubeando en sus movimientos para acercarse a éste por si le daba alguna coz―. ¿Y cómo subo? ―preguntó calibrando la altura del alazán, temiendo que aquel vestido le impidiese ejecutar los movimientos indispensables para hacerlo.
Ángel negó con la cabeza, exasperado por la conducta refinada y asustadiza de aquella mujer mientras él le tendía una mano para ayudarla.
―Apoya el pie izquierdo en el estribo e impúlsate, yo haré el resto ―le señaló.
Laura cogió su mano dubitativa, temiendo cometer un error al fiarse de ese tipo al que le había costado ofrecerle ayuda, puso el pie donde le había indicado y dio un pequeño salto para poder subir encima del caballo, que volvía a resoplar, hastiado. Como el chico tiró de ella con energía, ella ahogó un grito al notar que su peso caía irremediablemente hacia el otro lado del animal, ya que entre los dos habían impulsado con demasiada fuerza; menos mal que Ángel la frenó y la ayudó a estabilizarse, salvándola de una situación todavía más embarazosa que cuando había caído de bruces en el barro; luego se aseguró de que se encontraba bien sentada justo detrás de él.
―Gracias ―musitó nerviosa mientras intentaba bajarse el largo del vestido, ya que en esa postura se le había subido notablemente, provocando que mostrase más de lo que le hubiese gustado.
―Agárrate bien ―le ordenó Ángel, procurando no mirar esas largas y moldeadas piernas que tenía pegadas a las suyas, para luego dirigir a Avispado por el camino que llevaba a la Albada.
―¿Dónde? ―inquirió asustada, mirando a su alrededor por si encontraba algo donde poder cogerse, como un asa o un saliente o cualquier cosa que no fuera esa musculada espalda que tenía delante…
―Donde puedas ―contestó con una divertida sonrisa; de inmediato notó que ella le tocaba la cintura con vergüenza, como si quemase, hasta que un movimiento brusco del caballo hizo que se aferrase a él con fuerza, abrazándolo con ambas manos y acercando su cuerpo al de él. Ángel sintió la suavidad de sus palmas e intentó no prestarle mayor atención, ya que era una fémina demasiado delicada para su gusto.
Laura cerró los ojos para no ver lo rápido que avanzaba aquel animal; sentía que, en cada trote, en cada salto que daba por culpa de los movimientos del caballo, se acercaba inevitablemente más a ese hombre que iba semidesnudo y del que ella se aferraba como si no hubiese un mañana. Notaba el calor que emanaba de esa trabajada y espectacular espalda y percibía su respiración tranquila, tan alejada de la que ella tenía en esos momentos, debido al pánico que le daban los animales y a la proximidad de aquel atractivo joven. Además, estaba tan pegada a él que los vaivenes del galope hacían que su sexo rozase de una manera gloriosa con el trasero de su salvador, provocando que su corazón corriese más que ese alazán sobre el que se había montado. Maldijo por dentro al caer en la cuenta de que ni siquiera sabía cómo se llamaba ese chico, pues se había aferrado con uñas y dientes a la primera persona que había pasado por ahí, sin pensar en nada más que en salir de aquel lugar donde se había detenido su automóvil, tan alejado del pueblo y tan inhóspito que temió cualquier cosa. Había permanecido en el interior del vehículo casi media hora, asustada por la multitud de posibilidades, siempre tenebrosas y bastante inverosímiles, que se le pasaron por la cabeza ―sin duda tenía una imaginación desbordante para ese tipo de asuntos―, temiendo que la única escapatoria sería cruzar aquellos campos, que no conocía y que se le antojaban demasiado peligrosos, a pie hasta llegar al casco urbano, ya que su teléfono móvil se había apagado justo en aquel momento, dejándola incomunicada. Afortunadamente, al cabo del rato, lo vio llegar, subido en ese deslumbrante alazán, con el pecho descubierto, mirándola extrañado, como juzgándola por haber osado pasar alguna línea invisible de su propiedad. La primera impresión que tuvo fue la de estar frente a un sexy cowboy americano que se hubiese despistado y hubiera ido a parar a tierras sorianas, luciendo sus músculos sin pudor alguno, sin importarle que su cabello, de color castaño y un poco largo por la parte delantera, se moviese libremente con cada salto que daba el caballo, reflejando en su postura, erguido y con la cabeza en alto, que confiaba en sí mismo y en el poder que irradiaba por cada poro de su piel.
―¿Cómo te llamas? ―preguntó en un susurro, intentando obtener más información de su salvador y desviando sus calenturientos pensamientos, que se acrecentaban con cada nuevo roce con el joven.
―Ángel… y esas de ahí ―añadió señalando hacia la derecha con orgullo― son mis tierras. Están bastante próximas a donde tú vas a vivir…
Laura abrió los ojos para poder ver lo que le había indicado y descubrió una extensión de cultivos, además de una preciosa edificación hecha en madera que le encantó.
―Es precioso ―declaró volviendo la cabeza para observar las ovejas que pastaban por la llanura y asimilaba aquella información.
―Sí que lo es, y más si estás acostumbrada a paisajes de cemento gris ―insinuó mirando de reojo a Laura.
―¿Tanto se me nota que no soy de campo? ―planteó enarcando una ceja, divertida por su veredicto.
―Llevas tatuado «chica de ciudad» en la frente. ―Luego anunció con una sonrisa―: Ya hemos llegado, ésta es la Albada ―le comunicó mientras el caballo aminoraba su carrera al llegar a una maravillosa explanada rodeada de frondosos árboles.
Laura miró por encima del hombro de Ángel y divisó una hermosa casita hecha de madera, con un tejado inclinado y una chimenea que sobresalía. Era una casita de ensueño en medio de una típica estampa rural, con un manto de diversos matices de colores, donde reinaba la naturaleza por excelencia.
―Es bonita, ¿verdad? ―planteó Ángel al percatarse de que ésta no hablaba.
―Espectacular ―susurró emocionada al ver dónde viviría a partir de entonces.
―Espera, primero voy a bajar yo y así te ayudo a descender ―explicó mientras le daba suaves golpecitos al caballo, que movía la cabeza con gusto.
Se apeó de un salto, haciendo que se le tensionaran las piernas bajo ese pantalón vaquero desgastado, que había vivido tiempos mejores pero que le quedaban como un guante, haciendo de aquello algo muy sencillo y sensual a partes iguales. Laura tragó saliva al ver a qué altura estaba y observando sus zapatos de tacón sucios y el vestido que no se había estado quieto ni un instante desde que había subido a ese alazán. Miró de nuevo a Ángel, quien le tendía la mano para ayudarla, suspiró y se la aceptó para luego hacer lo que le iba indicando: el pie sobre el estribo y, con cuidado, dejar caer el peso. Sí, la teoría estaba muy bien, pero Laura jamás se había subido a un caballo y su nerviosismo y, sobre todo, su temor le jugaron una mala pasada y cayó en brazos de Ángel, que la sostuvo con cuidado para que no se lastimase.
―Perdón, no soy muy buena en estas cosas ―se disculpó mientras se apartaba de él como si su contacto quemase, ya que había tenido demasiado roce íntimo con aquel chico y no quería que pensase cosas extrañas de ella…
―Ya veo, ya ―farfulló Ángel mirándola extrañado, sin entender su comportamiento, ya que había estado pegada a él durante todo el trayecto y eso no parecía haberle disgustado tanto como ese último contacto―. El Redondo, el dueño de esta casa, vive allí ―la informó a la vez que señalaba una pequeña cabaña que se hallaba a unos trescientos metros de distancia de donde ellos estaban.
―Oh, genial ―dijo a la vez que se recomponía el vestido y el cabello, alborotado por la carrera, intentando no mirar hacia abajo, pues el barro se había adherido de una manera alarmante y ridícula a sus piernas.
―Voy a llamar a Ernesto para que recoja tu coche; le pediré que te lo traiga hasta aquí y así podrás sacar tus cosas. Supongo que luego se lo tendrá que llevar a su taller y tardará en devolvértelo.
―De acuerdo. Muchas gracias, Ángel ―dijo Laura con una sonrisa, agradecida de que ese hombre la hubiese socorrido.
―Bienvenida al pueblo ―comentó él frunciendo el ceño, reflejando lo que sentía al saber quién iba a ocupar la casa de la Albada; una mujer, de ciudad para más señas. ¿Un problema? Esperaba que no―. Si necesitas algo, ya sabes dónde encontrarme.
―Claro, claro ―contestó con otra sonrisa mientras miraba la cabaña a la que tenía que ir a recoger las llaves―. Gracias por traerme hasta aquí, has sido muy amable ―añadió con gratitud, haciendo que él asintiera con la cabeza al no saber qué responderle.
Laura avanzó vacilante por aquel camino sin asfaltar pensando en las ganas que tenía de tener ya consigo su equipaje y tirar esos zapatos que con tan mal atino había elegido esa misma mañana para marcharse hasta ese pueblito soriano.
Mientras tanto, Ángel la observó en silencio, asombrado por ver a una mujer como ella, que desentonaba tanto en aquel lugar y a la que parecían no gustarle demasiado los animales, dispuesta a vivir tan retirada del pueblo, en mitad del campo, sin aptitudes para afrontar esa vida. Cogió las riendas de Avispado y, de un salto, subió a lomos del alazán, que comenzó a andar a medida que él lo dirigía, sin dejar de contemplar la figura de esa chica, con el vestido sucio, el cabello alborotado y con la certeza de haber alquilado esa casa para una larga temporada. Se alejó de allí pensando en las razones que tendría Laura para mudarse allí; normalmente la gente joven se largaba a la ciudad a buscar mejores trabajos o una comodidad que en el campo no podía tener; al revés, nunca había pasado. Los pocos vecinos que había eran nacidos allí, ganaderos o agricultores, o ambas cosas, ya que esas tierras pasaban de padres a hijos. Todos se conocían, algo normal al ser poco más de cien habitantes, y, cuando llegaba alguien nuevo al villorrio, algo que sin duda era novedoso, se trataba de personas mayores que necesitaban la tranquilidad que daban esas tierras y no gente joven con pinta de estar más cómoda en un centro comercial que en un campo sembrado. Ángel negó con la cabeza al imaginarse que Laura no tardaría en volver por donde había venido. Era demasiado refinada como para vivir allí; aguantaría pocos días, se dijo mientras llegaba de nuevo a sus tierras para seguir cortando leña para el próximo invierno.

 

Fecha de lanzamiento el 6 de marzo de 2018. Disponible en todas las tiendas digitales.

Una irresistible excepción©

Loles López©

Ocultar la verdad se convertirá en una misión casi imposible.

Anuncios

Laura de “Una irresistible excepción” se presenta.

Una irresistible excepcion fan art Divinas

Fan art realizado por Divinas Lectoras.

Antes de nada, para que quede claro y no me avasalléis con mil y una preguntas: no me gusta hablar de mí, no porque sea humilde, vergonzosa o una borde de cuidado; no, es simplemente que no me gusta mentir ―además de que se me da fatal hacerlo, todo hay que decirlo―, y desde que he llegado a este pueblo, he mentido más que he hablado. ¡Y ya es difícil eso! Me llamo Laura y poco más puedo decir… ¿Que qué hace una mujer, hecha y derecha, en un pueblito recóndito de Soria? ¡Muy buena pregunta! Aunque siento defraudaros porque no os puedo contar la verdadera razón que ha hecho que deje mi diminuto piso en Madrid para desplazarme hasta aquí, en mitad del campo, rodeada de ovejas y otros animales salvajes que prefiero no pensar ni que existen y que me atemorizan hasta el punto de la vergüenza. ¿Quién me mandaría a mí venir hasta aquí? Bueno, sé quién me ha mandado venir hasta aquí: ¡el deber! Puaj… Suena mal, ¿verdad? Pero es la verdad más cierta que he dicho hasta ahora…

Lo que sí puedo deciros es que sé que no he entrado con el mejor de los pies en este villorrio, incluso puedo decir que la imagen que tiene de mí, el alcalde ―un impresionante hombre, atractivo hasta decir basta y seductor como pocos, que me recibió a lomos de su caballo con el pecho al descubierto y que me dejó con cara de lela unos cuantos segundos de más de lo estrictamente necesario―, es de una mojigata, torpe y cursi, que no sabe comportarse en el campo. ¡Y no le culpo! Madre mía, ¿quién me obligaría a mí a ir al campo con tacones y vestido? Pero de verdad que no soy como él se cree. Bueno, para ser exactos, nadie sabe qué hago de verdad aquí y espero poder seguir con mi tapadera hasta el final. Lo último que deseo es que todo se destape y me tenga que ir por donde he venido. ¡Yo no soy así! Soy casi una vikinga: luchadora, tenaz, valiente y capaz de hacer cualquier cosa, hasta de venirme sola hasta aquí con un propósito muy claro del que no puedo hablaros… Pero como siempre me pasa en mi vida, la teoría está genial, pero la práctica… ¡Ay, la práctica! ¿Quién me iba a decir que ese alcalde que me miraba desde lo alto de su caballo iba a hacer que descubriera otro mundo repleto de sensaciones y juegos prohibidos? Y claro, todo ello, a espaldas de los vecinos de esa pequeña localidad. A los que les encantaba chismorrear y saber de todos. ¡Una auténtica locura! Entre esconderme de los vecinos, disimular que soy quien realmente no soy delante de todos ellos, incluido mi casero ―un hombre al que cogeré muchísimo cariño y con una percepción de las cosas que me hará asustarme en varias ocasiones―, y capear con soltura a Ángel ―que resultará demasiado irresistible como para hacerle un feo―, hará de esta estancia caótica.

Prometo esclarecer vuestras dudas y que disfrutéis, tanto como yo, al vivir esta aventura que hará que me enfrente a los fantasmas del pasado y descubra algo que creía imposible.

 

Una irresistible excepción ©

Loles López©

Fecha de lanzamiento el 6 de marzo de 2018.

 

 

Ángel de “Una irresistible excepción” se presenta.

Una irresistible excepcion fan art Divinas

Fan Art realizado por Divinas Lectoras.

Ya queda poco para el lanzamiento de mi última novela romántica erótica y por eso os voy a dar un pequeño adelanto, donde el protagonista masculino, Ángel, se presenta. ¡Espero que os guste!

Loles ha insistido en que os hable un poco de mí, aunque me da un poco de apuro hacerlo, no es por nada en concreto ―estad tranquilas no es timidez lo que me impide hablar―, es que sé que todo lo que yo diga irá pasando, de casa en casa, de boca en boca, hasta que todos los habitantes de mi pueblo sean conocedores de lo aquí señalado. ¡Ah! ¿Qué aquí no habláis con vuestros vecinos de todo lo que sucede en vuestra casa o en la colindante? ¿En serio? ¡Menos mal! De donde yo soy eso está a la orden del día, es más, diría, que lo consideran algo casi necesario para subsistir unos con otros, como si hubiese una ley que así lo exija, porque todos los que habitan aquí, saben el pasado, el presente y me arriesgo a decir que hasta el futuro… ¡Así son mis vecinos! Sólo les falta pedirme, como alcalde que soy, que añada una reunión mensual en el consistorio para hablar de estos temas. Sí, son muy buena gente ―las cosas hay que decirlas como son―, pero unos entrometidos y unos cotillas de cuidado. Como os estaréis imaginando, por lo anteriormente descrito, soy un chico de campo ―¡y a mucha honra!―, ganadero y agricultor, que además intento ayudar en todo lo posible a mis vecinos. Mi vida era casi perfecta: cuidaba de mis tierras, de mis ovejas, de mi perro Lana y de mi caballo Avispado; iba todos los días al acabar mi jornada laboral al único bar que había en el pueblo para tomarme una cerveza con mis amigos, tenía mis desahogos con alguna que otra muchacha y estaba pendiente de mi familia. Como habéis visto, no hago referencia ni a una novia ni a ninguna pareja formal, y es que he acabado del amor un poco harto y prefiero estar solo que mal acompañado. ¿Qué por qué digo eso? Uf… Es una historia demasiado larga y la verdad es que no quiero hablar ahora mismo de ella

Como veis, mi vida, mi rutina, era normal y apacible, ¡no podía quejarme!, hasta que llegó Laura… La primera vez que la vi por poco me caigo del caballo. ¡¿Qué hacía una mujer de ciudad en un pueblo como éste?! Esa era sin duda mi mayor curiosidad, sobre todo, siendo conocedor de los rumores que circulaban por el pueblito, que esa mujer rubia, con aquel vestido vaporoso y esos finos tacones, más aptos para la gran ciudad que para andar por estos caminos pedregosos; se iba a quedar una larga temporada en la Albada… Me vi en el deber, por decirlo de alguna manera, de ayudar a que llegara a la propiedad del Redondo, aunque me divertí bastante al verla intentar andar por el barro con ese calzado ―y digo intentar porque lo que hacía esa mujer para desplazarse hasta donde yo estaba era digno de ser grabado para después colgarlo en uno de esos vídeos graciosos que pululan por la red―, y no os imagináis cómo me tuve que aguantar las carcajadas cuando la vi caerse, delante de mí, embarrándose a su paso… Pobrecita, al fin y al cabo, ella no tiene culpa de ser de ciudad… La acerqué a la Albada, a lomos de mi precioso alazán, aunque la odisea que tuvo que pasar Laura para subir a éste, también era para ser inmortalizado … Y es que las mujeres de ciudad son muy bonitas y delicadas, pero tienen ese fallo: no saben comportarse fuera de sus comodidades. Pero lo que más me extrañó no fue la inexperiencia que tuviera Laura para esos menesteres, sino, más bien, el pudor y el rubor que sintió al verme con el pecho descubierto… ¿Es que no había visto un hombre así en su vida? Incluso titubeó para agarrarse a mí mientras Avispado cabalgaba por el camino que llevaba a la propiedad del Redondo, hasta que no vio más escapatoria que cogerme con fuerza, haciendo que en cada trote, su cuerpo se pegara al mío, que con el viento su vestido se subiera poco a poco, mostrándome unas preciosas piernas que se encontraban pegadas a las mías y que, incluso, me abrazara con fuerza, con miedo a caerse del caballo… Cuando llegamos y la ayudé a bajar del caballo, sentí un cambio en ella: era como si le diese vergüenza mirarme, como si se sintiese ruborizada al pensar que había estado abrazada a mi cuerpo, como si quisiera borrar todo lo acontecido. De verdad, ¡no la entiendo!

En fin, esperemos que Laura, se adapte bien al pueblo y no me dé muchos quebraderos de cabeza, que ya tengo suficiente con estar pendiente de que todos los vecinos estén contentos. Aunque me temo, que esa mujer, va a hacer que la tranquilidad que reinaba en este apacible lugar se evapore con demasiada facilidad, haciendo que me replantee varias cosas, incluso que reviva un pasado que creía enterrado.

¿Te atreves a conocer mi historia y la de Laura?

El 6 de marzo podrás descubrir esta apasionante historia de amor, donde el erotismo, las mentiras, los cotilleos de los vecinos, las risas y los secretos te harán engancharte desde el principio. ¿Preparada/o para no poder resistirte a hacer una pequeña excepción a tu vida?

Una irresistible excepción.© Loles López.©