Un trocito de “El amor se ríe de mí”.

Fan Art de Divinas de Maca y Bastian con fondo de MIami

Fan Art realizado por las chicas de Divinas Lectoras.

 

¡27 días, chicas/os! 💃💃💃💃💃
Para hacer la espera más amena os dejo un trocito del prólogo (que está narrado en primera persona por Maca, pero la historia está escrita en tercera), de #ElAmorSeRíeDeMí.
¡¡Espero que os guste mucho!!
“Lo que no me esperaba era que Ismael me confesara, casi sin titubeos ―algo extraño en él, que era la viva imagen de la timidez y la inocencia―, que ya no estaba enamorado de mí, que había notado que nuestra relación se enfriaba con el tiempo y que no veía solución a lo nuestro… No os voy a engañar diciendo que me lo tomé superbién, que nos abrazamos como amigos y que después brindamos con unas birras bien frías. ¡Yo quería a ese hombre! Incluso albergaba en mi interior la fantasía de que fuera ese ÉL ―así, en mayúsculas, y casi con letrero luminoso― que todas anhelamos encontrar, además de haberme imaginado cómo sería nuestra boda ideal (negaré por activa y por pasiva que he dicho estas palabras ante cualquiera, tengo una reputación que guardar). Pero aun deseando todo el pack amoroso pasteloso, e intuyendo que lo nuestro había ido de capa caída, tenía la esperanza de que él y yo nos pusiéramos manos a la obra para poner de nuevo en funcionamiento nuestra relación, y no, como ocurrió, poniendo el punto final… Me dio pena y rabia ―casi a partes iguales, aderezado con un poco de frustración― presenciar en primera persona una ruptura tan idílica como la que estábamos teniendo (una cosa era que yo tuviera un sentimiento fuerte por ese hombre y otra, bien distinta, destruir la bonita relación que pensaba que habíamos tenido). Y al final, para mi asombro, aquella disolución tan amigable parecía sacada de un ficticio manual de «Cómo separarte de tu pareja en dos cómodos y
sencillos pasos»… Debo confesar que no hubo lloros, ni tampoco recriminaciones, ni siquiera enfados, simplemente lo hablamos, expusimos nuestros diferentes puntos de vista y optamos por dejar definitivamente la relación. Qué sencillo, ¿verdad? Bueno, por lo menos intentamos no hacernos daño, ya que nos teníamos cariño y no era justo lastimar al otro con tonterías que, a la larga, nos arrepentiríamos de haber dicho. Ya, sé que me vais a decir: «Oooooohhhh… ¡Qué pena, Maca! Con lo que me gustaba Ismael para ti». Pues sí, ¡y a mí también me gustaba! Pero soy de esas personas que piensan que no hay que forzar las relaciones: cuando acaban es por algo, aunque nos duela admitirlo, o por lo menos es lo que dice mi amiga Almu, que me da a mí que iba para pitonisa y por el camino acabó siendo peluquera. ¡No me preguntéis por qué!… Ahora, bromas aparte, sé que mi relación con Ismael no iba a ningún lado, se había quedado estancada, tanto, que casi ni hablábamos, y ya no os digo nada de hacer el amor, pues parecía que había que echar una instancia cada vez que quería intimar con él… Uy, lo que he dicho…, ¡intimar! Como me oiga Abril, se desternilla de la risa. A lo que iba, que me voy parando cada dos por tres: lo nuestro era un final cantado y casi a gritos, que sólo esperaba a saber fecha y lugar. Pero no os pongáis tristes, que ahora estoy divinamente ―no puedo negaros que los primeros días fueron un calvario, pero a lo hecho, ¡pecho!―, he retomado mi vida, con mis amigas, con mi cámara de fotos al cuello y, ¿quién sabe?, a lo mejor hay algo preparado para mí, algo tan fantástico que me deje con cara de lerda y las piernas temblándome… Ya lo dice el dicho popular: cuando una puerta se cierra, otra se abre”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s