¡Ya a la venta “No me avisaste, corazón”!

no me avisaste, corazon

 

¡¡Y llegó el día!!

Ya tenéis disponible en todas las tiendas digitales mi nueva novela “No me avisaste, corazón”. Una novela íntima, con sorpresas, intriga y erotismo. Dos hombres, una mujer temerosa y una ciudad romántica que será el escenario perfecto de esta historia de amor. ¡Qué no te la cuenten!

Amazon: https://www.amazon.es/No-avisaste-coraz%C3%B3n-Volumen-independiente-ebook/dp/B07J1TWPRG/ref=sr_1_10?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1540824134&sr=1-10

Amazon (internacional): https://www.amazon.com/avisaste-coraz%C3%B3n-Volumen-independiente-Spanish-ebook/dp/B07J1TWPRG/ref=sr_1_7?ie=UTF8&qid=1540824181&sr=8-7&keywords=loles+lopez

Kobo: https://www.kobo.com/es/es/ebook/no-me-avisaste-corazon

iTunes: https://itunes.apple.com/es/book/no-me-avisaste-coraz%C3%B3n/id1438072904?mt=11

Play Store: https://play.google.com/store/books/details/Loles_Lopez_No_me_avisaste_coraz%C3%B3n?id=5ytxDwAAQBAJ

Nolim: https://ebook.nolim.es/ebook/9788408197171/no-me-avisaste-corazon-loles-lopez

Casa del libro: https://www.casadellibro.com/ebook-no-me-avisaste-corazon-ebook/9788408197171/7570926

Nook (Barnes & Noble): https://www.barnesandnoble.com/w/no-me-avisaste-coraz-n-loles-lopez/1129696522?ean=9788408197171

Nubico:

 

Anuncios

Los protagonistas de “No me avisaste, corazón”, se presentan.

fan art de Divinas de No me avisaste corazon

Fan art realizado por Divinas lectoras.

Una tierna historia de amor, superación y falsas apariencias, que nos traslada a escenarios tan románticos como Verona o Venecia y nos enseña que en la vida a veces hay que arriesgar aunque dé miedo hacerlo.

Idalia se presenta:

Es difícil hablar de uno mismo cuando sabes que tu vida es soporífera… Creo que todo cambió tras el accidente que sufrí, me di cuenta de que la vida era efímera y que yo la estaba desaprovechando. Por eso, cuando me recuperé y ansiando un cambio verdadero, cogí las maletas y me fui a pasar una temporada con mi loca prima a Verona. Llevaba deseando viajar a Italia toda mi vida y siempre había algo que me lo impedía hasta ahora.
Mi prima Alba me arrastró a la casa de Julieta prácticamente al salir del aeropuerto y me instó a que le tocara un pecho —una tradición que cumplían todos los turistas que pisaban esa ciudad—, mientras ella pedía que viviéramos un gran romance. ¡Pero si yo no había viajado a Italia para enamorarme! No sé si fue la magia de aquella petición, el romanticismo que se respiraba por cada esquina de esa ciudad o la casualidad más imprevista que me hizo conocer a dos hombres tan distintos como atractivos: Landon, el vecino de mi prima, un hombre duro, canalla y terriblemente atractivo que sacaba la peor versión de mí; y Fabio, un seductor profesor sacado de un anuncio de perfume para hombres que me trataba como siempre desee…
Pero estoy hecha un lío, porque lo que antes creía que necesitaba ahora no es suficiente y lo que pensaba que jamás deseaba ahora empieza a llamarme la atención; y todo eso se suma a la actitud extraña de mi prima, a extraños sucesos que empiezan a asustarme y —¿por qué no decirlo?—, a dos hombres que me vuelven literalmente loca.
Tengo un problema y de los grandes, mi corazón no me ayuda en esta simple tarea ya que no me avisó justo a tiempo y todo se está complicando todavía más…
¿Ahora qué se supone que tengo que hacer?

 

Landon se presenta:

No me complico la vida, me gusta salir en mi moto y ver cómo los kilómetros vuelan; además debo de ser de los pocos que disfrutan trabajando pero yo cumplo cada día mi sueño dentro de mi estudio de tatuajes, creando y siendo yo mismo. Alba, mi vecina, dice que soy un mujeriego nato, que no me duran las mujeres ni dos días y yo simplemente sonrió. ¡No necesito más!
Pero cuando me encuentro por primera vez con Idalia me quedo a cuadros. Jamás había visto una mujer tan estirada y tan temerosa de mostrarse como es, como si tuviese miedo de que a alguien no le guste… Porque, lo siento, me niego a pensar que ella es así de dulce y sumisa como lo es con el tío del Mercedes, ese italiano estirado que parece que vive en la época de la regencia… Cuando está conmigo Idalia me reta, me desafía y, ¡joder!, me encanta que lo haga.
Entre tatuajes, viajes y varios encuentros para nada fortuitos, me doy cuenta de algo que jamás pensé que ocurriría, que me hace dudar de todo e incluso de eso que Alba no para de nombrar…
Idalia, ¿qué cojones me has hecho?

 

Fabio se presenta:

Mis perfectos modales, la cultura que poseo y el atractivo innato que tengo siempre han hecho que las mujeres caigan rendidas a mis pies. Soy el perfecto italiano, caballeroso y deslumbrante. No tengo ni siquiera que esforzarme, todas me miran obnubiladas mientras yo intento que se sientan como unas princesas, porque para mí cada una lo es a su manera e Idalia no iba a ser diferente, ¿no?
Mi vida no ha sido sencilla y me ha tocado realizar ciertas cosas de las que no voy pregonando por ahí, pero que tampoco me avergüenzo de haberlas hecho. Pero con ella comienzo a cuestionarme muchas cosas, la miro y pienso que esa dulzura y esa manera de ser que me atrae como un insecto a la luz, me pueden venir bien para poder salir de este lío que me he metido… ¿Y si Idalia es esa mujer que he estado esperando toda mi vida?
Pero claro, el entrometido de su vecino la está mareando, está jugando con ella, sin darse cuenta que yo he llegado primero y que no me voy a rendir.
Lo siento, Landon, pero Idalia es mía y no voy a consentir que le hagas daño a una persona tan especial como ella.

 

A LA VENTA EN TODAS LAS TIENDAS DIGITALES A PARTIR DEL 30 DE OCTUBRE DE 2018.

 

Primer capítulo de “No me avisaste, corazón”.

no me avisaste, corazon

 

Prólogo
No consigo dejar de pensar en ella… En su rostro pálido, en su fragilidad, en ese hilo de sangre recorriendo su pequeña y delicada cabeza; en su cabello castaño ocultando sus labios entreabiertos, en su pesada respiración, en el amasijo de acero en que se convirtió su coche… ¡Joder! ¿Por qué tenía que estar allí en ese momento? ¿Por qué no pudo retrasarse unos minutos, los justos, para que no fuera ella? Mierda, mierda, mierda… Desesperado, comienzo a despeinarme el cabello, intentando así paliar un poco mi frustración, pero es inútil. ¡Necesito saber que está bien! ¡¡Que está viva!! Es tan joven… Tiene tanto por descubrir que sería una verdadera putada que todo acabara en esa fatídica tarde, que no pudiera descubrir todo lo que le queda por vivir, que no pudiera volver a sonreír. ¡Joder! Seguro que tiene una de esas sonrisas que te llenan el alma, de esas que son capaces de enmudecer a cualquiera, de esas que deberían persistir eternamente para dar luz a algún corazón desquiciado. Con una decisión clara y concisa en mi mente, me dirijo al hospital donde sé que está ingresada, con la esperanza de obtener una noticia que me sosiegue lo justo para poder retomar mi vida, sin sentir esta desazón que me imposibilita seguir adelante.
—Hola… —digo con la voz alterada por esta ansiedad que me impide hablar con normalidad—. Ayer trajeron a una chica que sufrió un accidente de coche, me gustaría saber cómo se encuentra. —Intento encontrar las palabras adecuadas, ya que mi español no es tan fluido como querría.
—Dígame el nombre de la paciente —me exige la enfermera con seriedad mientras me mira con desaprobación, como si le molestase mi presencia o como si no le agradase que la importunara.
—No lo sé… —susurro avergonzado—. Pero fue ayer por la tarde en la Gran Vía…
—Sin esa información no puedo decirle nada más. Que pase un buen día. —Y, sin más, pasa a atender a la persona que tengo detrás, ignorándome y dejándome con cara de asombro.
Sin rendirme, ando por el hospital tratando de hallar una pista, alguien que hable de ella, pero no consigo nada y cada vez estoy más nervioso, sintiendo en mi pecho un mal que auguro y que intento desechar rápidamente. No quiero pensar en esa posibilidad. Voy a la cafetería con la tonta esperanza de oír a alguien que la mencione y, después de tres cafés, dos zumos y un bocadillo de jamón serrano, al fin encuentro una pista: dos mujeres hablando entre susurros y pronunciando las palabras «accidente», «ayer» y «coche», y, no sé por qué, intuyo que hablan de ella. Sin que se den cuenta, cuando se levantan para volver a la habitación, las sigo a una distancia prudencial hasta que las veo entrar donde espero encontrarla. Permanezco en el pasillo, deambulando como un alma en pena. La gente me mira extrañada, ya que no hago otra cosa más que dar vueltas como un león enjaulado, sin entrar en ninguna habitación, simplemente esperando, pero a mí me da igual lo que piensen. Sólo quiero saber cómo está, y ahora que intuyo dónde se encuentra no quiero marcharme de aquí hasta verla con mis propios ojos, hasta comprobar que sigue viva, que está bien… Cuando, al fin, las dos mujeres se marchan, accedo a la habitación velozmente y contengo la respiración cuando la veo inerte sobre la cama, todavía más pálida de cómo la recordaba, tan frágil, tan pequeña… que aprieto con fuerza los puños… ¡Joder, es ella!
—Hola… —le digo, pero tras unos segundos incómodos me doy cuenta de que no puede responderme.
Observo la habitación tratando de encontrarle alguna lógica a lo que le ocurre, en estos momentos me gustaría cambiarme por ella y ser yo quien se hallara postrado en esa cama, con esa máquina pitando acompasadamente, con esa venda envolviendo mi cabeza en vez de la suya… En la mesilla veo un bloc y un bolígrafo azul, los cojo en un acto reflejo, sin pensar, como necesitando plasmar mi preocupación sobre el papel, como si ansiara demostrarle que he estado aquí visitándola, y le escribo un escueto mensaje, algo que espero y deseo que lea.
—Vive, muchacha, vive —le susurro dejando la nota sobre la mesilla.
Cuando oigo unos pasos que se acercan, me dispongo a salir de la habitación, no sin antes echar una última mirada a esa chica que ha tenido la mala fortuna de encontrarse en el lugar equivocado a la hora incorrecta, y, sin más, me marcho de este hospital y de esta ciudad, sin dejar de pensar en la dulce muchacha del cabello castaño.

1.
Un año después

Bajó del avión oyendo el melodioso acento de aquel país que siempre había adorado pero que jamás había visitado por falta de tiempo o de agallas, notando un ligero temblor en las piernas y un nudo en el estómago al ver que comenzaba a ser tangible su sueño. Aguardó para recoger el equipaje y salió del acceso restringido de los pasajeros, observando a toda la gente que se arremolinaba cerca de la puerta esperando ver a sus seres queridos tras un largo o corto período de tiempo. Al final la encontró, se hallaba en un lateral, buscándola con la mirada, y sonrió al verla con ese cambio de look tan llamativo antes de que ella se diese cuenta de que ya había llegado.
—¡Idalia! —exclamó su prima con sorpresa cuando la tuvo delante de sus ojos mientras abría los brazos para fundirse en un afectuoso abrazo.
—¿Qué te has hecho en el pelo, Alba? —preguntó mientras la estrechaba con fuerza, observando muy de cerca el cabello de una tonalidad rosa chicle.
—Ya sabes mi lema: ¡hay que reinventarse! —soltó con alegría haciendo que Idalia negase con la cabeza, divertida por su contestación—. Anda, vamos, que tengo el coche mal estacionado y como vengan los carabinieri veremos a ver cómo llegamos —dijo cogiendo a su paso una de las dos maletas que llevaba su prima y comenzando a andar en dirección a la puerta.
Salieron del aeropuerto casi a la carrera. Desde fuera parecía que no tuvieran nada que ver: Alba vestía de una manera muy llamativa tanto en los colores como en las prendas que llevaba (una minifalda fucsia combinada con un top negro y, para rematar, unas sandalias de tacón muy altas de su color fetiche); Idalia, en cambio, vestía de una forma sencilla, con colores neutros (unos pantalones negros y una camiseta de tirantes azul muy clarito, combinados con unas sandalias bajas negras). Pero, sin duda, lo que más las diferenciaba no era la forma de vestirse, sino, más bien, la de comportarse: Alba era una polvorilla inquieta, incapaz de callarse cualquier disparate que se le pasase por la cabeza, mientras que Idalia era la prudencia personalizada, una mujer práctica y cabal. En aquel instante, Alba accionó el mando a distancia de su vehículo, un Fiat 500 en color amarillo, e Idalia sonrió al percatarse de que su prima no había cambiado en todo ese tiempo y continuaba con gustos poco convencionales.
—¿Te gusta? —preguntó Alba cuando metió el equipaje en el pequeño maletero.
—Es muy tú —confesó observándolo.
—Sí, yo también lo pensé cuando lo vi —terció con orgullo dándole unas palmaditas al techo—. Ay, Idalia, ¡qué feliz me hace volver a verte!
—Yo también lo estoy, Alba —comentó con una sonrisa.
—Ya verás cómo te encanta esta ciudad, es tan romántica y tan bonita que no querrás volver a España —dijo mientras arrancaba el automóvil y salían flechadas hacia el centro.
—Como te ha ocurrido a ti —indicó Idalia con ternura.
—Uf, lo mío no tiene nombre —comentó entre risas—. El amor me trajo a Verona y al final me he quedado prendada de este lugar.
—¿Cuántos años llevas viviendo aquí? —preguntó, puesto que no lo sabía con exactitud.
—Tres —repuso con una sonrisa—. Y ésta es la primera visita que recibo. ¡Nadie quiere venir a verme, con lo remaja que soy! —exclamó Alba en tono dramático.
—Por eso te has puesto el pelo del mismo color que el algodón de azúcar, para que vengamos a verte… —comentó en broma.
—Perdona, pero mi pelo es más oscuro que ese dulce y, sí, lo confieso, me he teñido de este color para comprobar si así os animabais a ver el esperpéntico look de la oveja rosa de la familia. ¡Y ha funcionado! —replicó su prima siguiéndole la broma—. Por cierto, te acordarás de hablar italiano, ¿verdad?
—Sí… —sonrió Idalia—. Lo tengo un poco oxidado, pero aún lo recuerdo.
—En nada lo pones otra vez en marcha…
—Te agradezco que me acojas en tu casa. Estaba deseando visitarte, aunque haya tardado tanto en hacerlo…
—Anda, tonta, no me agradezcas nada. Para eso está la familia. Además, como te dije por teléfono, llevo una temporada que casi no paro por casa, por eso me sabe tan mal que hayas venido precisamente ahora y no antes, cuando estaba más tranquila para poder enseñarte esta preciosa ciudad.
—Lo sé, y te agradezco, que, aun yendo tan liada, me acojas en tu casa. Además, si te parece, durante el tiempo que esté aquí puedo ayudarte en el negocio, no quiero tampoco estar a la bartola, y así puedes ir un poco más desahogada… Necesito hacer cosas y moverme. ¡No puedo parar tan drásticamente! —informó Idalia.
—Claro que sí, ¡con eso contaba yo! —exclamó Alba en broma mientras le guiñaba un ojo—. Pero me he tomado un par de mañanas de relax para disfrutarlas contigo, luego me
pondré de nuevo al lío, y es que, querida prima, ¡comienza la temporada alta: el verano! —añadió haciendo una mueca de terror que hizo sonreír a su prima.
Idalia se relajó un poco. Alba era una persona tan optimista y fuerte que era imposible estar mal a su lado. Observó por la ventanilla las calles por las que pasaban, repletas de turistas y de espléndidos monumentos que le llamaban la atención, ansiando descubrirlos uno a uno.
—¡Ya hemos llegado! —anunció al rato Alba, estacionando el coche con soltura.
Idalia bajó del vehículo y observó aquella calle, que se convertiría por un tiempo en su hogar. Los edificios eran de estilo gótico, la calzada era adoquinada, el sol cálido de finales de junio le hacía cosquillas en la piel, y el aroma a especias y a pasta le hizo cerrar los ojos por un instante, grabando a fuego en su mente aquella primera impresión al pisar aquella ciudad que tanto había deseado visitar, aunque no había podido hacerlo hasta ahora.
—¿Vamos? —preguntó Alba cogiendo una de las maletas mientras le guiñaba el ojo.
—Sí.
—El apartamento es pequeño, pero suficiente para las dos. Lo mejor es su ubicación. Este local de aquí —dijo señalando a la derecha— es mi negocio.
—¿Vives en el mismo edificio?
—Sí —asintió, haciendo que su larga coleta rosa se balanceara y abriendo de paso el portal del edificio—. Así, cuando hecho el cierre, tengo mi casa a un par de pasos. ¡No sabes lo que ahorro en gasolina o transporte público!
—Me lo imagino —terció Idalia riendo mientras observaba el cartel negro y fucsia brillante del negocio de su prima, donde se podía leer: CHI SA?—. Me gusta el nombre de tu negocio… «¿Quién sabe?» —dijo traduciéndolo al español.
—¡Sí, a mí también me gusta! Uf, no sabes lo que me costó encontrarlo —repuso Alba pasando al interior del vestíbulo mientras cerraban la puerta a su paso—. Quería un nombre que fuera una incógnita, algo tentador, algo que llamara la atención, ya que cuando vas a un bar de copas no sabes lo que ocurrirá o a quién conocerás —explicó mientras entraban en el ascensor y oprimía el botón del tercer piso.
—Es ideal —terció Idalia totalmente de acuerdo con la elección.
—¡Ya hemos llegado! —exclamó Alba al poco rato saliendo del ascensor y acercándose a la puerta de la izquierda—. El vecino que vive enfrente es supermajo, ya lo conocerás —dijo señalando la puerta de delante mientras introducía la llave en la cerradura—. Y ésta es mi morada.
Idalia siguió a su prima, que se adentraba en el pequeño apartamento. Nada más traspasar la puerta de entrada y cruzar un pequeño recibidor, se encontraba el salón comedor, con un sofá de tres plazas justo enfrente del televisor y una mesa cuadrada con cuatro sillas a un lado de la estancia. La decoración era moderna y para nada sobrecargada, ya que los pocos metros de que consistía aquel habitáculo no daban para más. Justo al lado del salón se hallaba la cocina, minimalista, de tonos blancos y encimeras negras, que daban amplitud y luminosidad. La encimera tenía forma de «L», y en el extremo de ésta había una coqueta barra de desayuno con dos taburetes. A continuación, Alba le enseñó el único cuarto de baño de que disponía la casa, de color blanco y sanitarios modernos, muy práctico y funcional, que se encontraba pegado a la cocina, y justo enfrente se hallaba el dormitorio de invitados. Al lado estaba la habitación de Alba, delante de la cocina y el salón, y era la más amplia de las dos.
—Aquí tienes un armario, lo he vaciado para que metieras tus cosas —comenzó a decir Alba, abriéndolo y mostrando la profundidad del mismo—. Instálate. Estaré en el salón mientras tanto.
—Gracias —dijo Idalia con una sonrisa.
—Ven aquí, boba —respondió su prima, dando un paso hacia ella mientras abría los brazos para darle otro afectuoso abrazo—. Estaba deseando volver a verte, aunque por nuestra última conversación pareciera que no. Ya verás lo bien que lo vamos a pasar juntas.
Idalia sonrió mientras observaba cómo Alba la dejaba sola en el que sería su dormitorio. Sin duda, para ser primas hermanas, no tenían nada que ver, aunque suponía que era por eso por lo que congeniaban tan bien. Alba era mucho más alta que ella y, aparte de ser más atrevida con su propia imagen, era también más intrépida y mucho más alocada. Desde bien pequeñas se habían llevado bien, el hecho de ser hijas únicas las había convertido en casi hermanas, y la pequeña diferencia de edad —Alba era tres años mayor que Idalia— las había hecho prácticamente inseparables; además, las ideas descabelladas de la mayor contrastaban con la serenidad de Idalia, creando un equilibro maravilloso entre ambas. Incluso de adultas habían mantenido el contacto; era cierto que desde que Alba se había marchado a Verona se habían distanciado un poco, pero sus caracteres eran tan afines que sabían que era cuestión de poco tiempo que su relación volviera a ser como antes. Pensando en aquel dulce pasado, comenzó a abrir las maletas para guardar su ropa en el armario y en una cómoda que había justo enfrente de la cama, dándose cuenta, con cada camiseta que guardaba, de que se encontraba en Italia. ¡Ella! ¡¡En Italia!! Cuando lo hubo guardado todo, metió las maletas debajo de la cama y se dirigió al salón. Encontró a su prima sentada en el sofá mientras tecleaba en su ordenador portátil.
—¿Ya lo has guardado todo? —preguntó Alba cuando la vio sentarse a su lado, cerrando el portátil rápidamente y dejándolo sobre la mesa de centro.
—Sí.
—Pues vámonos. Tenemos unas cuantas horas libres antes de abrir el bar —comentó dando un salto para ponerse en pie—. Andiamo, piccola bambina —terció exagerando el acento italiano, lo que hizo que Idalia se levantara con una amplia sonrisa en el rostro, dispuesta a contagiarse del buen humor de su prima.
Bajaron de nuevo a la calle, pero esa vez dejaron estacionado el coche para descubrir la ciudad andando.
—¿Por qué hay tanta gente en esa acera? —preguntó Idalia al cabo de un rato al percatarse del gran revuelo que había.
—Precisamente ahí es donde nos dirigimos ahora: la casa de Julieta.
—No puede ser —dijo con expectación observando con detenimientos los detalles de aquel famoso lugar.
Era una casa medieval de estilo gótico, una fachada que reflejaba el poder adquisitivo de sus propietarios, pero lo que más destacaba era el pórtico semicircular que daba paso a un maravilloso patio. Justo en ese pasadizo, Idalia se detuvo para fijarse en las paredes repletas de mensajes en cualquier idioma, con dibujos de corazones enmarcando iniciales e incluso preguntas sobre el amor.
—Casi es obligado dejar tus mensajes de amor si visitas la casa de Julieta —comentó Alba, percatándose de que su prima los observaba con atención—. Hace poco me enteré de que hay una asociación que contesta a las preguntas que formula la gente sobre el amor o el desamor.
—¿En serio?
—Sí —dijo con una sonrisa—. Es impresionante cómo esta ciudad vive el amor, y también lo es ver estos muros limpios, sin nada, ya que retiran todos los mensajes dos veces al año: antes de San Valentín y antes del cumpleaños de Julieta, que creo recordar que era el 17 de septiembre… Pero también te digo que dura poco sin nada, quien viene aquí no puede marcharse sin escribir algo en estos muros…
—Vaya… —susurró Idalia, realmente impresionada por la explicación de su prima.
—Mira —dijo Alba cogiéndola del brazo para adentrarse en el patio interior de la casa.
—Es precioso —indicó con emoción al observar el esplendor de aquel lugar.
Se acercó casi titubeante, observando el balcón donde se decía que Julieta se asomaba para hablar con su Romeo. Justo debajo, se encontraba la famosa estatua, esa a la que miles de turistas se acercaban a tocar el seno derecho, ya que la leyenda contaba que con esa acción se podría volver a Verona en otra ocasión o se podría encontrar el verdadero amor.
—Idalia, antes de irnos tienes que tocarle una teta a Julieta —terció Alba con seriedad.
—¿Tú se la has tocado? —preguntó con guasa al saber por qué lo decía.
—Sí, y varias veces; pero nada, que no encuentro el verdadero amor —indicó haciendo una mueca de disgusto mientras ponía los ojos en blanco resignada—. ¿Y si lo hacemos juntas? A lo mejor nos hace más caso —comentó con seriedad, creyendo firmemente en la leyenda.
—Venga, vale, vamos a tocarle los pechos a Julieta —repuso Idalia con paciencia, haciendo que su prima diese un saltito de júbilo para después cogerla de la mano y acercarla a la estatua.
—A la de tres —indicó Alba posicionándose enfrente de la figura de bronce—. Tú la derecha y yo la izquierda, que la última vez le toqué la otra y no quiso saber nada de mí… —señaló con decisión—. Venga, Julieta, bonita, somos dos españolas locas por enamorarnos de un italiano encantador —dijo dirigiéndose a la estatua, haciendo así que Idalia la mirase mientras negaba divertida con la cabeza al comprobar que su prima seguía como siempre.
—Yo no estoy desesperada por enamorarme de nadie, Alba —la corrigió—. Es más, si te soy sincera, esto lo hago por ti, a ver si con mi ayuda encuentras a tu Romeo…
—Anda, calla, que te va a oír y al final no va a funcionar el invento —susurró señalando la estatua de bronce, como si ésta fuera capaz de oír lo que decían—. No le hagas caso, Julieta, que aunque diga eso yo sé que está ansiosa por vivir una bonita historia de amor de las de verdad, de esas que te hacen palpitar el corazón y te ponen cara de boba.
—¡Qué loca estás, Alba! —exclamó Idalia entre risas al oír cómo hablaba con la estatua.
—Chist… —chistó ésta poniéndose seria, como si aquello fuera de vital importancia—. Julieta, simpática, haz que el amor entre en nuestras vidas. Una, dos y… ¡tres!
Y, las dos a la vez, posicionaron sus manos en cada uno de los senos de Julieta. Idalia observó la estatua primero y después a su prima, que se encontraba con los ojos cerrados sin dejar de presionar su mano sobre el pecho, concentrada en que su petición surgiera efecto.
—¡Ya está! —exclamó de golpe Alba, abriendo los ojos y apartando la mano—. Ahora nos vamos al balcón —indicó mientras la cogía del brazo para separarla de la estatua y dirigirse al interior de la casa, sin darle tiempo para nada más que andar hacia donde ella la arrastraba—. Mi sueño es casarme aquí, aunque ahora mismo lo tengo bastante complicado, primero tengo que encontrar a un novio decente. A ver si Julieta me echa un cable de una vez por todas…
—Es un lugar precioso para casarse… —confesó Idalia, maravillada por todo lo que la rodeaba.
El balcón, del mismo estilo que toda la casa, había sido construido posteriormente para darle mayor credibilidad a la leyenda de que en realidad existieron los dos famosos amantes que describió Shakespeare. No obstante, Idalia no sabía si era la influencia de aquella maravillosa e idílica historia o el optimismo desbordante de su prima, pero podía imaginárselos en aquel preciso lugar: Romeo jurando su amor a los pies de ese balcón y Julieta asomada a él, mirándolo con ojos de enamorada. Allí se respiraba amor, era tan tangible como aquellos muros, y quien entraba en la casa se veía arrastrado por aquel influjo que hacía pensar que el verdadero amor existía de verdad, aunque para Idalia aquello fuera un simple cuento.
Permanecieron en el lugar un buen rato, observando los muebles de los siglos XVI y XVII, varios objetos de cerámica del Renacimiento veronés y muchos frescos y cuadros que mostraban varias escenas de la historia de Romeo y Julieta.
—Esto es precioso —comentó Idalia saliendo ya a la calle.
—Y sólo acabas de llegar —indicó con una sonrisa—. Te voy a llevar a comer la mejor pasta que hayas probado en tu vida.
—¡Qué hambre me está entrando de repente! —exclamó de mejor humor.
Alba no había exagerado, e Idalia disfrutó con cada bocado de aquellos ñoquis, deleitándose con su sabor, con su textura. Para acompañar tomaron un vino espumoso que entraba casi solo, aderezado con la animada conversación de su prima, que le hablaba de todos los platos típicos que tenía que probar en su estancia, y, de postre, un delicioso tiramisú con el que poco le faltó para que se le saltaran las lágrimas del gusto. Con los estómagos llenos y algo mareadas, más Idalia que Alba, volvieron al apartamento, dispuestas a descansar un poco para comenzar los preparativos de la apertura del local de copas de Alba, que, según ésta, sólo abría por las noches, ya que por el día la magia se perdía. Sentadas en el sofá y con la televisión encendida a un volumen muy bajo, se quedaron en silencio e Idalia se sumió en un dulce sueño.
***
Abrió los ojos y se encontró sola en el sofá. Su prima no estaba por ningún lado, y en su lugar halló una nota escrita de su puño y letra que descansaba en la mesa de centro. La cogió y la leyó:
Me ha dado pena despertarte, estabas tan monaaaaaa durmiendo, con la babita cayendo, que me he bajado sola al bar. Si te apetece y tienes fuerzas, te espero abajo para enseñarte el local. Sé que estarás agotada por el viaje y por todo lo demás…
Te he dejado un juego de llaves en el aparador del recibidor por si te animas.
Un besote.
Idalia sonrió mientras se levantaba del sofá estirazándose y, con decisión, fue hacia el cuarto de baño para darse una ducha y prepararse para bajar a echarle una mano. ¡Necesitaba sentirse activa! Ya había permanecido demasiado tiempo quieta, sin hacer nada y dejando que otros marcaran el ritmo de su vida.
Después de una refrescante ducha, se anudó una toalla al cuerpo y salió del baño para dirigirse a su dormitorio. Tras un buen rato delante del armario, optó por algo cómodo que le sentara bien: unos vaqueros ceñidos estilo leggins de color negro y una vaporosa blusa blanca sin mangas; para rematar el look, unas sandalias con un poco de tacón del mismo color que el pantalón. Volvió al cuarto de baño para aplicarse un poco de maquillaje en su rostro macilento; la falta de sol y los disgustos eran contraproducentes para tener un rostro radiante… Cuando estuvo perfectamente maquillada y peinada —se anudó su cabello castaño en una prieta y alta coleta—, cogió el bolso y las llaves y bajó a la calle.
Entró en el bar de copas pasando junto a un hombre del tamaño de un armario que la miró ceñudo. El local se encontraba muy animado a esas horas de la noche, la gente se arremolinaba en la maravillosa barra negra con luces de neón en rosa fosforescente. El local tenía el carácter de su prima: extravagante pero detallista, y era muy amplio y moderno. Al fondo del mismo había varias mesas altas con taburetes a juego con los colores de la barra. Las paredes estaban pintadas de negro, y pequeñas lucecitas encastradas de diferentes colores creaban una atmósfera especial, casi mágica… Idalia se acercó a la barra sin perder detalle de todo lo que la rodeaba y sonrió al ver a su prima, que atendía a unos clientes con su alegría desbordante.
—¡Has bajado! —exclamó Alba cuando reparó en ella.
—Deberías haberme despertado —indicó acercándose para que la oyera, puesto que la música se encontraba alta para invitar a la gente a bailar en el centro del local.
—Me daba mucha pena, se notaba que estabas a gusto… Dime, ¿te gusta?
—Sí —contestó Idalia sin perder detalle de todo lo que la rodeaba—. ¡Me encanta!
—Pasa, pasa —dijo señalando el acceso al interior de la barra—, te voy a presentar a Martina —comentó mientras Idalia hacía lo que le había pedido—. ¡Martina, ella es mi prima! —informó a una escultural mujer de cabello moreno y largo que se encontraba preparando un laborioso cóctel. La mujer la miró un nanosegundo para después dirigirle un gesto con la cabeza a modo de saludo y proseguir con su trabajo.
—Hola… —saludó Idalia en el idioma oficial de aquel país—. No es muy comunicativa, ¿no? —le susurró en español a su prima.
—Es muy maja, pero también muy responsable. Cuando hay trabajo sólo se centra en eso —comentó Alba, sonriendo a un cliente que se había puesto delante de ellas, para después preguntarle qué deseaba beber y preparárselo—. Ay, mira, ahí está Tiziano —anunció después de cobrar la bebida al hombre—. Tiziano es el alma de este bar, sin él estaría perdida: él es nuestro portero, nuestro camarero y nuestro guardaespaldas. Vamos, es un chico para todo. Cualquier cosa que te pase y yo no esté cerca, díselo a él —indicó señalando a un hombre fornido, el mismo que la había mirado serio cuando había entrado, que marcaba con orgullo unos exagerados músculos embutidos en una estrecha camiseta negra de manga corta.
—De acuerdo —repuso Idalia, fijándose en que el portero seguía con su labor de controlar a los clientes que entraban en el establecimiento y comprobar que todo marchaba bien en su interior—. Hay muchísima gente —observó al ver que cada vez entraban más personas.
—¡Sí! —exclamó su prima con alegría mientras atendía a otro cliente—. ¿Ves la puerta que hay al fondo del local donde pone ACCESO RESTRINGIDO? —Idalia asintió—. Toma la llave y entra. En una taquilla verás un top rosa, es de tu talla; te lo pones, cierras y te vuelves. ¡Hoy te necesito en la barra!
—Pero me tendrás que enseñar… ¡No tengo ni idea de cómo se desempeña este trabajo! —exclamó un pelín agobiada. Idalia pensaba que su prima la enseñaría en un día menos concurrido y no con el local desbordado.
—Eres lista, seguro que lo coges enseguida. ¡Anda, ve y no tardes! —la apremió empujándola fuera de la barra.
Cruzó todo el local hasta donde le había señalado su prima, observando a la gente a su alrededor, cómo bailaban o hablaban acercándose mucho al que tenían enfrente. Sin perder tiempo, entró donde le había indicado Alba y encontró enseguida el top. Era anudado al cuello, en color rosa fosforito, y en él se podía leer en un lado el nombre del local, el mismo que llevaban puesto tanto su prima como la despampanante camarera. Se quitó su blusa para después ponerse la prenda con aquel color que no pegaba con su manera de ser, sintiendo cómo se adhería a sus curvas, pronunciando su escote, el cual no era desbordante, pero con esa prenda llamaba la atención, y salió del habitáculo cerrando con llave para dirigirse de nuevo a la barra. Cuando Alba la vio, comenzó a explicarle todo lo que había que hacer. Idalia intentó prestar atención a cada palabra suya, observando sus movimientos seguros, cómo se dirigía a los clientes y cómo le sonreía a todo el mundo, y se dejó llevar por el fantástico ánimo que siempre tenía su prima, sintiendo que había sido una buena idea dejarlo todo para marcharse allí. Quería empezar de cero, reencontrarse con la verdadera Idalia, esa que temía al amor, esa que no quería saber nada de los hombres, esa que había dejado relegada a un segundo plano por aquel sentimiento ensalzado, esa que ansiaba redescubrir en aquella ciudad. No sabía qué le depararía su estancia en Verona, pero lo que sí sabía era que iba a disfrutar al máximo de su estancia, que se desprendería de todo lo que siempre la había condicionado en el pasado y que haría cada una de las locuras que se le ocurrieran, porque la vida era eso, ¿no? Un montón de pequeños instantes juntos.

 

NO TE PIERDAS LA ROMÁNTICA E INESPERADA HISTORIA DE IDALIA Y DESCUBRE TODO LO QUE LE AGUARDA EN UNA DE LAS CIUDADES MÁS ROMÁNTICAS DEL MUNDO JUNTO A DOS HOMBRES TAN DISTINTOS COMO PERFECTOS.

Fecha de lanzamiento 30 de octubre de 2018.

©Loles López

©No me avisaste, corazón. Sello Zafiro, grupo editorial Planeta.

 

 

 

«No me avisaste, corazón», en preventa.

Ya podéis reservar vuestra copia en digital de mi próxima novela. Una historia romántica, con muchas sorpresas y una batalla de superación personal. ¡No os la perdáis!

Amazon: https://www.amazon.es/No-avisaste-corazón-Volumen-independiente-ebook/dp/B07J1TWPRG/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1538665340&sr=1-1

Kobo: https://www.kobo.com/es/es/ebook/no-me-avisaste-corazon

Nolim: https://ebook.nolim.es/ebook/9788408197171/no-me-avisaste-corazon-loles-lopez

iTunes: https://itunes.apple.com/es/book/no-me-avisaste-corazón/id1438072904?mt=11