Primer capítulo de “El amor se ríe de mí”.

el amor se rie de mi-314765378..jpg

 

Prólogo
Nunca me habría imaginado pasar unas Navidades en una preciosa y encantadora cabaña en Escocia. Claro está que tampoco se me había pasado por la cabeza que mi querida amiga Abril encontrara el amor en un atractivo director de cine al que le había costado carros y carretas enamorar a cierta Campanilla que había olvidado volar. Fueron unos días que siempre recordaré con cariño, porque en aquella pequeña casita en mitad de aquel paisaje de ensueño se encontraban todas las personas que más quería: mi amiga y su hija Zoe, la cual se desvivía por su simpática primita. Me encantó ser testigo del amor idílico que se tenían Richie y la hermana de Julen, Carola. Era maravilloso ver cómo se querían después de un tiempo ya casados y cómo extendían ese amor a su preciosa hija. Lo cierto era que me hizo abrir un poco los ojos ―fue como un destello, algo fugaz, pero lo suficientemente brillante― para darme cuenta de cómo se veía desde fuera mi relación con Ismael, aunque tampoco le di muchas vueltas a ese hecho, que apareció de repente en mi mente: el buen ambiente en aquella cabaña hizo que recargase rápidamente las pilas del optimismo y dejase ese descubrimiento aparcado para otro momento… Porque, delante de mí y de todos los presentes en aquella cena de Navidad, pudimos presenciar la preciosa pedida de mano de Julen a Abril… ¡Madre del amor hermoso! Todavía se me eriza la piel al recordar el brillo de ojos de mi amiga, el tono sonrosado de su rostro e incluso el sutil tartamudeo cuando aceptó ser la mujer de Julen Blanch. ¡Cuánta falta le hacía sentirse amada de verdad y, sobre todo, hallar el amor sincero!
Para Año Nuevo, Julen y Abril nos dieron la buena noticia ―algo que ya intuía, puesto que una conoce a su mejor amiga, ¿no?―, ¡iban a ser papás! Durante los meses siguientes, ayudé a mi amiga a trasladarse a su nueva casa, una preciosa propiedad individual que Julen compró en Valencia para que Zoe no cambiara de colegio y pudiese seguir viendo a su padre cada quince días. La verdad es que Julen se portó como un caballero en ese aspecto, aceptando que no podían marcharse de aquella ciudad por el bien de la hija de Abril (una vez más, Julen, subiste un escalón en el camino de convertirte en el novio ideal. ¡Muy bien, machote!). Mientras tanto, entre la mudanza, comprar las cosas para el bebé, la inminente boda que estaba organizando Abril con tantísimo cariño, mis jornadas de trabajo y dedicarle tiempo a mi novio, fue imposible que nos viéramos tanto como ya era costumbre en nosotras. Pero era algo normal y sabía que tanto ella como yo siempre estaríamos la una para la otra.

Mi vida no cambió mucho en esas primeras semanas del año recién estrenado: de casa al trabajo, del trabajo a casa y vuelta a empezar. Sabía, en mi fuero interno, que algo no funcionaba bien entre Ismael y yo… Pero, claro, las relaciones no vienen con manual de instrucciones, y una no tiene mucha experiencia para saber si aquello que presentía era algo común entre el resto de los mortales o una clara señal de que la relación comenzaba a desgastarse. Por tanto, intenté que mi nerd particular me mirara como antes, aunque me estaba costando bastante conseguirlo, la verdad. Y no entendía por qué. ¿Acaso Ismael ya no me quería? ¿Era posible que estuviera presenciando el final de la relación? No lo sabía en ese momento, pero no tardé mucho en hallar la respuesta, ya que después de unas semanas cruciales y tensas debidas a la repentina y sorprendente ―por lo menos para mí― renuncia al puesto de trabajo que él ocupaba en la revista donde yo trabajaba y el inicio en otra empresa, esta vez de publicidad, hizo que cayera la última gota en un vaso totalmente lleno que acabó rebosando sin control. Noté en Ismael un distanciamiento todavía mayor del que ya intuía ―y eso que soy bastante despistada para esas cosas, todo hay que decirlo―, y opté por ser yo misma y dejarme de tonterías. Él se había enamorado de mí por ser como era, ¿no? Desde siempre había afrontado las cosas de cara y poniendo palabras a lo que sentía en cada momento, y eso fue lo que hice. Lo que no me esperaba era que Ismael me confesara, casi sin titubeos ―algo extraño en él, que era la viva imagen de la timidez y la inocencia―, que ya no estaba enamorado de mí, que había notado que nuestra relación se enfriaba con el tiempo y que no veía solución a lo nuestro… No os voy a engañar diciendo que me lo tomé superbién, que nos abrazamos como amigos y que después brindamos con unas birras bien frías. ¡Yo quería a ese hombre! Incluso albergaba en mi interior la fantasía de que fuera ese ÉL ―así, en mayúsculas, y casi con letrero luminoso― que todas anhelamos encontrar, además de haberme imaginado cómo sería nuestra boda ideal (negaré por activa y por pasiva que he dicho estas palabras ante cualquiera, tengo una reputación que guardar). Pero aun deseando todo el pack amoroso pasteloso, e intuyendo que lo nuestro había ido de capa caída, tenía la esperanza de que él y yo nos pusiéramos manos a la obra para poner de nuevo en funcionamiento nuestra relación, y no, como ocurrió, poniendo el punto final… Me dio pena y rabia ―casi a partes iguales, aderezado con un poco de frustración― presenciar en primera persona una ruptura tan idílica como la que estábamos teniendo (una cosa era que yo tuviera un sentimiento fuerte por ese hombre y otra, bien distinta, destruir la bonita relación que pensaba que habíamos tenido). Y al final, para mi asombro, aquella disolución tan amigable parecía sacada de un ficticio manual de «Cómo separarte de tu pareja en dos cómodos y sencillos pasos»… Debo confesar que no hubo lloros, ni tampoco recriminaciones, ni siquiera enfados, simplemente lo hablamos, expusimos nuestros diferentes puntos de vista y optamos por dejar definitivamente la relación. Qué sencillo, ¿verdad? Bueno, por lo menos intentamos no hacernos daño, ya que nos teníamos cariño y no era justo lastimar al otro con tonterías que, a la larga, nos arrepentiríamos de haber dicho. Ya, sé que me vais a decir: «Oooooohhhh… ¡Qué pena, Maca! Con lo que me gustaba Ismael para ti». Pues sí, ¡y a mí también me gustaba! Pero soy de esas personas que piensan que no hay que forzar las relaciones: cuando acaban es por algo, aunque nos duela admitirlo, o por lo menos es lo que dice mi amiga Almu, que me da a mí que iba para pitonisa y por el camino acabó siendo peluquera. ¡No me preguntéis por qué!… Ahora, bromas aparte, sé que mi relación con Ismael no iba a ningún lado, se había quedado estancada, tanto, que casi ni hablábamos, y ya no os digo nada de hacer el amor, pues parecía que había que echar una instancia cada vez que quería intimar con él… Uy, lo que he dicho…, ¡intimar! Como me oiga Abril, se desternilla de la risa. A lo que iba, que me voy parando cada dos por tres: lo nuestro era un final cantado y casi a gritos, que sólo esperaba a saber fecha y lugar. Pero no os pongáis tristes, que ahora estoy divinamente ―no puedo negaros que los primeros días fueron un calvario, pero a lo hecho, ¡pecho!―, he retomado mi vida, con mis amigas, con mi cámara de fotos al cuello y, ¿quién sabe?, a lo mejor hay algo preparado para mí, algo tan fantástico que me deje con cara de lerda y las piernas temblándome… Ya lo dice el dicho popular: cuando una puerta se cierra, otra se abre.
Capítulo 1
El sonido de una gota al caer puede ser inaudible cuando no se presta atención; cuando se hace, puede llegar a ser ensordecedor. Lo mismo ocurre con un sueño… Maca suspiró, ¿cómo era posible que aquello estuviese pasando? Si ni siquiera lo había verbalizado, sólo residía en lo más profundo de su mente que algún día sería cumplido, y últimamente esa necesidad había crecido sustancialmente, haciendo que fuera imposible ignorarlo… ¿Habría llegado el momento de apostar por ello?
―Maca, ¿me estás escuchando?
―¿Eh? ―susurró saliendo de golpe de sus cavilaciones―. Sí, perdona, Ernesto, la verdad es que me has dejado abrumada con tu propuesta. Pero, en serio, ¿he oído bien lo que me acabas de decir o es todo producto de mi desbordante imaginación? ―preguntó con un nudo instalado en el estómago y sintiendo cómo sus manos comenzaban a temblar por la emoción.
―Sí, lo has oído perfectamente. Ahora sólo falta que lo pienses y me des una respuesta lo antes posible ―contestó esbozando una afable sonrisa.
―Ay, Ernesto, ¡que no me lo creo! ¿Yo? ¿De verdad que no te has equivocado y se lo querías proponer a otra? ―preguntó con una resplandeciente sonrisa.
―¡Maca, eres única! ―rio divertido ante la efusividad y las salidas de ésta―. Eres una formidable fotógrafa que ha ido creciendo con el transcurso de los años y, aunque te echaremos terriblemente de menos, si al final aceptas, sé que llevas esperando esta oportunidad mucho tiempo.
―La llevo esperando toda mi vida ―confesó con gran emoción, observando con cariño a la persona que le estaba otorgando lo que más había deseado desde que comenzó con su profesión.
―¡Con más razón aún! Ve a casa y piénsalo bien, no quiero que te dejes llevar por la emoción del momento. Estas cosas es mejor hablarlas con tu gente y valorarlas en frío. Y ya sabes que, decidas lo que decidas, esta revista será tu casa ―dijo Ernesto con sinceridad.
―Gracias, muchísimas gracias, Ernesto. Sólo con decírmelo, sólo con pensar en mí, ya es la pera limonera ―soltó haciéndolo reír mientras se levantaba de la silla―. ¿Puedo darte un abrazo? ―preguntó mostrándole una deslumbrante sonrisa.
6
―Por supuesto ―contestó él mientras se levantaba de su silla para estrechar afectuosamente entre sus brazos a Maca―. Anda, no te me pongas tierna, que no va contigo ―añadió al observar cómo los ojos oscuros de su empleada comenzaban a ponerse vidriosos.
―Me marcho ya, que no soy de llorar, pero cuando me pongo, puedo inundar el despacho y, si me concentro…, ¡hasta un estadio de fútbol! ―dijo en broma mientras se apartaba de él y salía con premura del despacho.
Se marchó de la revista nerviosa, casi frenética, dudando entre dar saltos de alegría mientras caminaba o controlar aquella efusividad pensando que si, en lugar de en aquel preciso momento, aquello le hubiese llegado unas semanas atrás, se le habría hecho mucho más difícil tomar una decisión. Sin saber qué hacer, sintiéndose por primera vez en mucho tiempo sorprendida por las circunstancias, pensando en cómo había cambiado tan de golpe el día sin casi imaginarse aquel inconcebible desenlace que la había sacudido por completo, dejándola con cara de boba. No era una persona que creyese en el destino ―era bastante escéptica sobre aquellos temas―, pero en ese mismo instante habría deseado creer en él y ser un poco más como su amiga Almu, que lo dejaba todo en manos de esa energía volátil que podía cambiarlo todo, porque… ¿qué nombre le podía poner a lo que le acababa de ocurrir? ¿Casualidad? ¿Azar? ¿Una broma? Eran demasiadas coincidencias juntas que no sabía interpretar: primero su ruptura amistosa con Ismael y, después, aquella propuesta, justo ahora, cuando más lo necesitaba, cuando más había pensado en aquella posibilidad… ¡Estaba a punto de darle un patatús!
Había sido una mañana de locos. Estaban trabajando para el especial de verano de ese año y había permanecido toda la jornada laboral fotografiando a esbeltas modelos acostumbradas a pasar hambre y a subirse a la báscula más veces de lo que humanamente sería necesario, así como a fornidos modelos que se pasaban más horas en el gimnasio que en su propia casa y que eran incapaces de no mirarse en cualquier espejo situado a menos de un metro de ellos. Observó el cielo azul de su ciudad natal intentando apaciguar un poco aquella desbordante emoción que le impedía cavilar como debería. Suspiró esbozando una pequeña sonrisa al intuir que aquella simple pregunta ya había sido contestada, pero necesitaba valorarla de verdad, sin dejarse llevar por el ansia del cambio y la necesidad de aventura. Maca anduvo a grandes pasos, haciendo sonar sus pesadas botas militares por la acera adoquinada. Mientras se dirigía hasta su pequeño loft, se acordó de Ismael: si aún estuvieran juntos, habría echado a correr hacia su casa para contarle la noticia que había sacudido de golpe su vida. Aunque Maca no sabía con seguridad qué habría opinado él de todo aquello: Ismael siempre había sido un
hombre de costumbres fijas, bastante introvertido e idealista, lo que contrastaba con la manera de ser de Maca, una polvorilla que disfrutaba de la vida a cada instante, algo, que, por supuesto, afectó a su relación, al no coincidir prácticamente nunca los ritmos de ambos. Llamó por teléfono a la única persona con la que deseaba hablar en esos momentos y se dirigió, desviando su camino inicial, a su acostumbrada cafetería para poder reunirse con ella. No sabía muy bien qué pedir mientras la esperaba, ya que un café la pondría más nerviosa, y prefería sosegar esos nervios que podían llevarla a hacer algo irracional o demasiado impulsivo, algo bastante común en ella. Por eso pidió una cerveza negra, de las más fuertes que tenían, para ver si el alcohol la ayudaba a serenarse, aunque dudaba mucho que la ayudara a sentirse mejor. Al fin la vio entrar, con un precioso vestido verde, con su cabello cayendo con gracia por los hombros, marcándosele su barriga de cuatro meses de gestación. Le sentaba de maravilla el embarazo y, sobre todo, el tener al lado a Julen. Abril resplandecía.
―Hola, rubia ―saludó mientras se levantaba de la silla para saludarla con dos cariñosos besos en las mejillas.
―¡Hola, Maca! Parece que me hayas leído la mente. Te iba a llamar esta misma tarde para quedar y hablar ―comentó Abril mientras estrechaba afectuosamente entre sus brazos a su gran amiga.
―Si es que somos casi siamesas ―soltó Maca haciendo reír a Abril mientras se sentaba al lado de ésta.
Las dos amigas no podían ser más diferentes: una resplandecía siempre con colores vivos y alegres, la otra siempre iba con su color fetiche: el negro.
―Casi ―se carcajeó mientras se acariciaba instintivamente la barriga―. ¡Va a ser un niñoooooooooooooo! ―exclamó sin poder dilatar más aquel tema que ansiaba contar desde que lo había sabido esa misma mañana, alargando la «o» de una manera tan tierna que hizo sonreír a Maca y la hizo olvidar por un segundo el problema que tenía sobre los hombros.
―¿Qué me dices? ―soltó Maca mientras la cogía de la mano sin dejar de sonreír y observaba el rostro radiante de su amiga―. Julen debe de estar que no cabe en sí… ¡Una pichita! ―exclamó mientras el camarero se acercaba a la mesa.
―¿Ya estás soltando lindezas por esa boquita, Maca? ―preguntó con sorna el camarero, que la conocía desde hacía bastantes años.
―Ya me conoces, Boro ―terció mientras le sacaba la lengua y lo hacía reír abiertamente.
―Hacía tiempo que no se te veía por aquí, Abril ―comentó él.
8
―Ando bastante liada, con la boda, Zoe, Julen y ahora… ―dijo señalándose la obviedad.
―Ya veo, ya. Lo que se te ve es muy guapa.
―Muchas gracias, Boro.
―¿Qué te traigo?
―Un zumo de naranja, por favor.
―¡Ah! Enhorabuena ―dijo el camarero mientras las dejaba solas.
―Gracias ―repuso Abril con alegría―. Ay, Maca… Estamos todos como locos ―comentó, haciendo que a ésta se le hinchara el pecho de dicha al ver a su amiga, al fin, feliz, algo que se merecía desde hacía muchísimo tiempo.
―Me alegro un montón por vosotros. Cuando nazca, ya le enseñaré cosas de hombres… Lo típico, ya sabes: cómo saber eructar el abecedario, escupir a una distancia de cien metros, rascarse los huevos ―dijo mientras enumeraba las cosas con los dedos.
―Anda, no seas bruta ―rio divertida.
―Alguien se lo tiene que enseñar ―confesó mientras alzaba los hombros con resignación―, no veo a Julen haciendo esas cosas, la verdad…
―¡Yo tampoco! ―rio Abril al imaginárselo de aquella guisa―. Ay, Maca…, parece que estoy viviendo en un sueño. Julen es maravilloso, el mejor hombre que podría haber encontrado, y sólo pensar que a punto estuve de dejarlo marchar se me encoge el alma.
―Menos mal que al final abriste los ojos…
―Sí ―dijo con una tierna sonrisa―. Cuando vi que era capaz de hacer cualquier cosa por mí y por Zoe, lo comprendí… Y no me arrepiento de haber dejado a un lado mis miedos, mis inseguridades y poder dejarme querer y amar con todas mis fuerzas a alguien más que no sea mi hija.
―Un momento ―dijo Maca mientras se giraba hacia la barra―. Boro, ¿tienes el número de teléfono del alcalde?
―¿Para qué quieres hablar con el alcalde? ―preguntó chistoso el camarero.
―Para convencerlo de que proclame hoy día de fiesta. ¡Mi Abril ha comprendido lo que llevaba yo diciéndole años! ―exclamó levantándose de golpe de la silla y haciendo que Boro riese a carcajadas ante su expresión de triunfo.
―No le hagas caso, Boro. Hoy tenemos a la niña graciosa ―se disculpó Abril―. Anda, no seas payasa, Maca. Sé que me costó un pelín, pero he comprendido lo que me querías decir… ―susurró cogiéndola de la mano mientras observaba cómo su amiga volvía a sentarse enfrente.
―¿Qué tal los preparativos de la boda del año? ―preguntó Maca con cariño.
―Muy bien ―contestó Abril con entusiasmo―. Al final hemos decidido celebrar nuestra boda aquí, en Valencia. Con el embarazo y todo, Julen no quiere verme corriendo entre una ciudad y otra, y así puedo tenerlo controlado sin ir muy estresada…
―Ay, qué majo es nuestro Julen ―soltó con voz suave, haciendo reír a Abril―. Me encanta ver que se preocupa por ti y, además de que tiene razón, Valencia es un buen lugar para celebrar vuestra boda. ¿No vino hasta aquí a buscarte?
―¡Tienes razón! Estoy deseando que llegue el día ―dijo con una sonrisa de enamorada que le hinchó el corazón a Maca al presenciarla―. Venga, cuéntame, ¿qué tal todo? Llevo días sin saber nada de ti…
―Sí… He ido bastante liada en la revista ―contestó mientras jugaba con sus pulseras de cuero negro, ya que venía el meollo del asunto, el cual le había hecho marcar el número de teléfono de su gran amiga.
―¿Has vuelto a ver a Ismael? ―preguntó Abril de repente.
―No, desde que rompimos hace un mes no lo he vuelto a ver. Pero, vamos, que le va de maravilla en su trabajo y parece ser que está conociendo a una chica… Aunque él no me lo haya dicho ―añadió mientras le guiñaba el ojo y se tocaba con astucia la nariz.
―¿Lo han visto con alguien? ―inquirió con curiosidad.
―Sí. Almu lo vio el otro día dándole un pico a una chica.
―Y tú, ¿estás bien? ―se interesó enarcando una ceja, visiblemente preocupada por la reacción de Maca al saber que su ex ya había pasado página.
―Sí, estoy muy bien. No me afecta ver que él ya haya retomado su vida. Como entenderás, no puedo pedirle que espere a que yo me líe con un tío para estar empatados. Si ha encontrado a alguien idóneo para él, veo lógico que salga con ella… Además, tanto él como yo sabemos que lo mejor que hemos hecho es dejarlo. Nuestra relación estaba en pausa desde hacía tiempo y, aunque lo he querido mucho y sé que él también me ha querido, un poco a su manera (ya sabes que Ismael no era dado a dar muchas muestras de afecto), puedo decir que guardo un bonito recuerdo de lo nuestro…
―Tienes razón, es mejor darse cuenta a tiempo…
―Pues sí… ―susurró cogiendo el botellín de cerveza y dándole vueltas abstraída por el movimiento.
―¿Todo bien? ―preguntó percibiendo un cambio muy sutil en su amiga.
Maca la miró a los ojos. Su Abril, su mejor amiga, la cual había tenido una existencia realmente difícil, era feliz de verdad, al fin la vida le sonreía, ¿cómo le podía decir que ahora la que se encontraba indecisa era ella? ¡Ilógico, ¿verdad?! ¿Y si le mentía y le contaba que se encontraba de maravilla, que no tenía que pensar en aceptar algo que daría un cambio brusco a su vida? ¿Se lo tragaría o sabría que le estaba mintiendo? No… Maca no era así. Odiaba las mentiras, las medias verdades y las falsedades. Ella era sincera, rotunda y decidida, aunque supiera que cuando le contara lo que la había llevado a levantar el teléfono para ver a su mejor amiga esa sonrisa resplandeciente de Abril se disiparía en un segundo. O quizá no…, porque no sabía cómo reaccionaría su mejor amiga. ¡Maca estaba hecha un lío!
―¿Maca? ―inquirió Abril, visiblemente preocupada por su silencio.
―Hoy he ido al despacho de Ernesto ―comenzó a decir. Su amiga asintió al saber de quién estaba hablando: el propietario de la revista donde trabajaba Maca desde hacía años―. Me ha hecho una propuesta muy interesante
―¿Una propuesta? ―cuestionó extrañada―. ¿De qué clase?
―Laboral, por supuesto ―dijo alzando las cejas repetidamente y haciendo que Abril riese divertida mientras le daba un suave manotazo en el brazo al darse cuenta del doble sentido de su pregunta.
―¡Qué loca estás! Anda, dime qué te ha dicho tu jefe.
―Resulta que su amigo necesita un fotógrafo profesional con experiencia y ha pensado en mí para el puesto, aunque ello conlleve que me marche de la revista… Sería un ascenso notable, tanto a nivel económico como laboral, ya que podría trabajar con reconocidos profesionales.
―Pero eso es genial, Maca ―afirmó Abril emocionada.
―Sí, sería una gran oportunidad para mí. Imagínate, pasaría de tercera regional a primera división. Además, me ha dicho que las sesiones fotográficas no siempre serían en un estudio cerrado, que podría decidir el lugar para realizarlas y me darían carta blanca para hacer lo que a mí me gustara. ¿Sabes lo que significa eso? ¡¡Libertad artística!! ―exclamó con entusiasmo, haciendo sonreír a su amiga.
―Y, dime, ¿dónde está esa revista a la que te quieren enviar? ―preguntó Abril con curiosidad.
―Aquí viene el meollo de la historia. No es en Valencia, ni siquiera en España… ―susurró haciendo una mueca exagerada con los labios, dándole a entender lo complicado del asunto.
―¿Dónde? ―inquirió con mayor curiosidad.
―En Miami ―dijo en voz muy baja, como si al decirlo todo aquel sueño se disipara.
―¿Miami? ―preguntó con un hilo de voz mientras Maca asentía con la cabeza―. ¿Y qué has dicho?
―Aún nada… ―farfulló mordiéndose el labio inferior―. Me ha dado tiempo hasta mañana para que lo piense. Sabe que es una decisión importante que no se puede tomar a la ligera, y la verdad es que me ha dado la opción de que si, por cualquier circunstancia, me marcho y no me agrada mi nuevo puesto de trabajo, podría volver a trabajar con él…
―Ernesto sabe que vales mucho, y la verdad es que me sorprende que te deje marchar.
―Me ha confesado que me lo ha propuesto al saber que mi relación con Ismael se había acabado y que, además, su amigo está desesperado por encontrar a un fotógrafo profesional con experiencia. Me ha dicho que, aunque me eche en falta, sabe que su amigo me necesita más que él y que sería egoísta por su parte privarme de esta gran oportunidad laboral.
―Jo, qué bien, Maca. ¡Tu jefe es muy majo! Y, dime, ¿tú qué quieres hacer?
―Joder, Abril. Cuando me lo propuso Ernesto estuve a punto de plantarle un muerdo en la boca. ¡A Miami! ¡¡¡Yoooo!!! ―exclamó con alegría mientras se señalaba con énfasis―. Luego pensé en todo lo que debería dejar… El no poder veros todos los días ni a vosotras, ni a mis padres, ni a los amigos y… ¡No sé! ―bufó confundida.
―A nosotros siempre nos tendrás, estés aquí o en otro país. Lo importante, lo que de verdad debes preguntarte para dar una respuesta a tu jefe es: ¿quieres vivir esta experiencia? ―repuso mientras la miraba con cariño, consciente de todo lo que había luchado por abrirse un hueco en su profesión.
―Si te digo que llevaba semanas esperando algo así, ¿me creerías? Desde que Ismael y yo lo dejamos, no sé, es como que algo dentro de mí me repetía todos los días que necesitaba un cambio, pero un cambio de verdad, de esos que te transforman, que te ayudan a crecer como persona, y de repente… ¡pum! ―exclamó dando una palmada sonora en el aire―. Una ciudad nueva, un puesto de trabajo con más responsabilidad y con mayor salida ―informó con franqueza―. Pero…
―No, Maca ―replicó Abril con una sonrisa mientras la cogía de la mano para darle ánimos con esa caricia―. Yo soy la de las mil dudas, pero tú no. Pienso que ya has tomado una decisión, pero te da apuro saber cómo reaccionaremos nosotros al enterarnos que te vas de nuestro lado. ―Maca sonrió, su amiga la conocía muy bien―. Sabes que siempre me tendrás aquí, para lo que sea ―añadió apretándole la mano y sonriéndole.
―¿Incluso para llevarme al aeropuerto? ―preguntó alzando una ceja divertida.
―Por supuesto, sobre todo si sé que es algo que te va a hacer feliz.
―Sí, tengo que intentarlo. Sé que os voy a echar muchísimo de menos, pero es una fantástica oportunidad, y sé que si no la acepto me arrepentiré el resto de mi vida. Mi cuerpo me lo pide, lo necesito de verdad, necesito volver a empezar y hacerlo desde cero. Y como siempre digo: hay que arrepentirse de las cosas que se hacen y no de lo que no se hace por miedo.
―¡Ésta es mi Maca! ―afirmó Abril aplaudiendo emocionada―. Ay, madre mía, ¡mi Maca en Miami! ―exclamó entusiasmada mientras daba palmadas de alegría.
―Que tiemble, ¡¡que allá voy!! ―dijo ella con gracia, haciendo reír a su amiga.

 

 

¡No te pierdas la divertida historia de Maca en Miami! Solo os adelantaré que, en efecto, va a hacer temblar esa ciudad y a cierto hombre también. Y es que Maca es capaz de hacer eso y… ¡¡mucho más!!!

Fecha de lanzamiento 7 de agosto de 2018 en todas las tiendas digitales.

Anuncios

Un trocito de “El amor se ríe de mí”.

Fan Art de Divinas de Maca y Bastian con fondo de MIami

Fan Art realizado por las chicas de Divinas Lectoras.

 

¡27 días, chicas/os! 💃💃💃💃💃
Para hacer la espera más amena os dejo un trocito del prólogo (que está narrado en primera persona por Maca, pero la historia está escrita en tercera), de #ElAmorSeRíeDeMí.
¡¡Espero que os guste mucho!!
“Lo que no me esperaba era que Ismael me confesara, casi sin titubeos ―algo extraño en él, que era la viva imagen de la timidez y la inocencia―, que ya no estaba enamorado de mí, que había notado que nuestra relación se enfriaba con el tiempo y que no veía solución a lo nuestro… No os voy a engañar diciendo que me lo tomé superbién, que nos abrazamos como amigos y que después brindamos con unas birras bien frías. ¡Yo quería a ese hombre! Incluso albergaba en mi interior la fantasía de que fuera ese ÉL ―así, en mayúsculas, y casi con letrero luminoso― que todas anhelamos encontrar, además de haberme imaginado cómo sería nuestra boda ideal (negaré por activa y por pasiva que he dicho estas palabras ante cualquiera, tengo una reputación que guardar). Pero aun deseando todo el pack amoroso pasteloso, e intuyendo que lo nuestro había ido de capa caída, tenía la esperanza de que él y yo nos pusiéramos manos a la obra para poner de nuevo en funcionamiento nuestra relación, y no, como ocurrió, poniendo el punto final… Me dio pena y rabia ―casi a partes iguales, aderezado con un poco de frustración― presenciar en primera persona una ruptura tan idílica como la que estábamos teniendo (una cosa era que yo tuviera un sentimiento fuerte por ese hombre y otra, bien distinta, destruir la bonita relación que pensaba que habíamos tenido). Y al final, para mi asombro, aquella disolución tan amigable parecía sacada de un ficticio manual de «Cómo separarte de tu pareja en dos cómodos y
sencillos pasos»… Debo confesar que no hubo lloros, ni tampoco recriminaciones, ni siquiera enfados, simplemente lo hablamos, expusimos nuestros diferentes puntos de vista y optamos por dejar definitivamente la relación. Qué sencillo, ¿verdad? Bueno, por lo menos intentamos no hacernos daño, ya que nos teníamos cariño y no era justo lastimar al otro con tonterías que, a la larga, nos arrepentiríamos de haber dicho. Ya, sé que me vais a decir: «Oooooohhhh… ¡Qué pena, Maca! Con lo que me gustaba Ismael para ti». Pues sí, ¡y a mí también me gustaba! Pero soy de esas personas que piensan que no hay que forzar las relaciones: cuando acaban es por algo, aunque nos duela admitirlo, o por lo menos es lo que dice mi amiga Almu, que me da a mí que iba para pitonisa y por el camino acabó siendo peluquera. ¡No me preguntéis por qué!… Ahora, bromas aparte, sé que mi relación con Ismael no iba a ningún lado, se había quedado estancada, tanto, que casi ni hablábamos, y ya no os digo nada de hacer el amor, pues parecía que había que echar una instancia cada vez que quería intimar con él… Uy, lo que he dicho…, ¡intimar! Como me oiga Abril, se desternilla de la risa. A lo que iba, que me voy parando cada dos por tres: lo nuestro era un final cantado y casi a gritos, que sólo esperaba a saber fecha y lugar. Pero no os pongáis tristes, que ahora estoy divinamente ―no puedo negaros que los primeros días fueron un calvario, pero a lo hecho, ¡pecho!―, he retomado mi vida, con mis amigas, con mi cámara de fotos al cuello y, ¿quién sabe?, a lo mejor hay algo preparado para mí, algo tan fantástico que me deje con cara de lerda y las piernas temblándome… Ya lo dice el dicho popular: cuando una puerta se cierra, otra se abre”.

¡Ya en preventa «El amor se ríe de mí»!

😱😱😱😱 ¡Ya está en #preventa #ElAmorSeRíeDeMí! 😍😍😍😍
Amazon (España): https://www.amazon.es/El-amor-r%C3%ADe-Volumen-independiente-ebook/dp/B07DZ2HX55/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1529869319&sr=1-1

Kobo: https://www.kobo.com/es/es/ebook/el-amor-se-rie-de-mi

Nolim: https://ebook.nolim.es/ebook/9788408193722/el-amor-se-rie-de-mi-loles-lopez

Amazon (Fuera de España): https://www.amazon.com/amor-ríe-Volumen-independiente-Spanish-ebook/dp/B07DZ2HX55/ref=sr_1_1?s=digital-text&ie=UTF8&qid=1529870074&sr=1-1

iTunes: https://itunes.apple.com/es/book/el-amor-se-ríe-de-mí/id1403060154?mt=11

PlayStore: https://play.google.com/store/books/details?id=MLJhDwAAQBAJ

Sinopsis de «El amor se ríe de mí».

Fecha lanzamiento 7/8/2018.

Sinopsis:

Una divertida e inesperada historia de amor en la que los sentimientos contradictorios, las situaciones disparatadas y la sinceridad desbordante harán que no te conformes con el «qué hubiera pasado si…».

Después de finalizar una relación de un año y medio, de una manera muy pacífica y casi de manual de buenas maneras, Maca decide dar un giro a su vida y acepta el puesto de fotógrafa en una revista en Miami. Es la oportunidad perfecta para encauzar su carrera profesional y sentimental, ya que se siente desencantada con el amor.

Bastian Miller, propietario y director de la revista Miami Life Magazine, vive por y para el trabajo. Su única meta desde que decidió emprender su negocio es conseguir alcanzar el reconocimiento y el estatus que desea para su empresa, quedando relegado a un segundo plano el hecho de tener pareja. Una distracción sentimental podría echar por tierra el trabajo duro de muchos años de esfuerzo y dedicación.

El primer encuentro de estas dos personas tan distintas entre sí, no sólo en apariencia sino también en personalidad, marca un antes y un después entre ellos, haciendo que ambos muestren su fuerte personalidad. La hasta entonces apacible oficina de Bastian se convierte en un auténtico campo de batalla dialéctico, donde el descaro y la elocuencia de ella y la seriedad y atractivo de él harán que entre en juego mucho más de lo que en un principio ambos pensaban.

¿Conseguirá Maca que el amor no se ría de ella? ¿Logrará Bastian mantener a raya a esa española respondona que lo provoca continuamente?

«El amor se ríe de mí».

Recién salida del horno y sin darle tiempo ni a enfriarse, os enseño la #portada de la historia de Maca: #ElAmorSeRíeDeMí. 😍😍😍
Saldrá a la venta el 7 de agosto en formato digital con #Zafiro (#EditorialPlaneta), y solo os adelanto que esta historia es tan fresca, alocada y divertida como lo es la propia Maca.
Es una novela independiente, pero como os comenté cuando la estaba escribiendo, aparecen algunas escenas con Abril y Julen (#CampanillaOlvidóVolar).
¿Qué os parece la portada? A mí me encanta. Es tan… ¡Maca! 😂 Y la historia… Uf… Mejor no digo nada, pero os aseguro que os va a hacer reír y mucho. Además de viajar a Miami… 😉
Por último, pero no por ello menos importante, quiero agradecer a mi maravillosa editora, Esther Escoriza, la gran profesionalidad y el cariño que siempre recibo por parte de ella y de su equipo. ¡Gracias de todo corazón, sois muy grandes! ❤
#EASRDM

¡¡«Campanilla olvidó volar» en Audiolibro!!

Un sueño más cumplido. 😍
Gracias a mi editora, @estherescoriza, y a @planetadelibros
por seguir confiando en mí, otorgándome estás maravillosas oportunidades. Y es que… ¡¡Ya podéis conseguir en amazon.com mi novela: #CampanillaOlvidóVolar, en #Audiolibro!!
De momento solo está disponible allí, y espero que, poco a poco, llegue a todas las plataformas digitales.
¿Qué os parece? A mí me encanta la idea de escuchar esta historia tan bonita. ❤